Perrita pasa cientos de días en refugio porque nadie quería una mascota con dientes torcidos

Lo que hace encantadora a una perrita más allá de su aspecto físico es la ternura y el amor que es capaz de transmitir. Tristemente algunas personas no piensan de esa manera y una peluda no conseguía ser adoptada por su apariencia, hasta que la vida le brindó una segunda oportunidad.

La perrita vivía en la calle siendo una bebé y su inusual carita la diferenciaba

Perrita

Lizzie es una hermosa perrita que vivía en condiciones de calle en Rumanía durante mucho tiempo, hasta que fue encontrada y rescatada por la organización de rescate animal Howl Of A Dog.

Había nacido con la mandíbula inferior sobresaliente en relación a la parte superior, le daba una forma distinta a su rostro y no parecía agradarle a todos.

La perrita crecía, pero casi nadie era capaz de apreciar su belleza

Como la mayoría de los animalitos que llegan a la calle, no se sabía cómo apareció allí o si tuvo alguna vez una familia.

Lo cierto es que cuando los rescatistas se encontraron con su singularidad, los cautivó y les produjo enorme ternura. La llevaron al refugio y permaneció allí sin lograr que nadie se interesara por ella.

“Lizzie ha estado a nuestro cuidado en Howl Of A Dog durante más de un año.

A pesar de su temperamento amoroso y amigable, ha sido ignorada por las potenciales familias adoptivas debido a un pequeño detalle en su apariencia: nació con una mordedura prominente (dientes mal alineados)”, dijo un representante de la organización.

Era el momento de hacer algo para ayudarla a encontrar un hogar amoroso que estuviera dispuesto a recibirla.

No podía ser cualquiera, debe tratarse de un humano especial que valorara la dulzura de la sonrisa de Lizzie. Por su parte, ella estaba decidida a demostrar todo lo que era capaz de dar a la afortunados que la acogieran en su seno.

Nada parecía dar resultado, habían pasado dos largos años y Howl Of A Dog publicó en sus redes sociales las fotografías con el caso de la perrita.

La noticia circuló rápidamente y miles de personas se enternecieron de solo mirarla. En poco tiempo comenzaron a interesarse y a comentar lo encantadora que era la pequeña.

“Es fantástica, no había visto una perrita tan hermosa y con esa sonrisa tan traviesa. Quisiera tenerla en casa”, aseguró una emocionada internauta.

La suerte tocó a la puerta con una mujer que vive en Colorado, Estados Unidos y que es amante de los animales.

La mujer estaba de visita en Europa y vio la publicación, quedó encantada al ver ese rostro tan tierno y se puso en contacto con la organización rescatista para conocer a la cachorrita.

Por fin apareció alguien que se enamoró de la encantadora perrita. Fue amor a primera vista, no tenía ninguna duda, la quería con ella. Inició los trámites para concretar la adopción de su mascota llena de entusiasmo.

“Después de casi dos años esperando que alguien se fije en ella y la ame por la perrita tan especial que es, Lizzie finalmente ha sido adoptada.

Su nuevo hogar está en Colorado”, expresó un representante de Howl Of A Dog.

Lizzie fue adoptada y viajó de un continente a otro con su madre para llegar a lo que sería su nuevo hogar. Estaba inmensamente feliz, lo que tanto había deseado había llegado, los días malos quedaron atrás, nuevas experiencias llenas de esperanza se abrían ante sí.

Tuvo que esperar mucho por su nueva familia, pero todo valió la pena


La perrita tuvo paciencia, estaba segura de que llegaría la persona indicada. Una segunda oportunidad se abría y ella estaba dispuesta a disfrutarla al máximo. Ahora es parte de una familia que la adora y no se cansan de complacerla en sus más profundos caprichos perrunos.

No cabe duda, lo mejor sucede cuando menos se espera; solo hay que tener paciencia y jamás perder la esperanza.