Espera en un refugio ser adoptada después de que se truncó su sueño de ser parte de la policía

Hay historias tristes que merecen un final feliz. Tal es el caso de una simpática e inteligente perrita llamada Flash, una hermosa mezcla de pastor belga y alemán que pasó mucho tiempo vagando por las calles.

Sobrevivía en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, siendo presa de innumerables maltratos hasta que fue encontrada por las autoridades de control animal de la ciudad.

Estaba muy delgada y maltrecha, pero una vez que fue resguardada de la inclemencia de la mala vida a la intemperie y llevada a una perrera municipal, rápidamente dio muestras de una gran energía e inteligencia, por lo que de inmediato fue entrenada para formar parte de la brigada canina local.

“Demuestra mucha inteligencia y temperamento para desempeñar la labor policial”, dijo Tom Mitchell, oficial de policía y entrenador de Flash

Flash aprendió a detectar sustancias ilícitas y a aprehender malhechores, sin embargo, su sueño de luchar por la justicia se vio truncado cuando, lista para viajar a Texas para formar parte de las filas del equipo de seguridad K9, los tejanos prefirieron llevarse a otro animal más cercano geográficamente, y Flash se quedó de nuevo sola y atrapada en el refugio.

Hoy sigue en adopción, esperando por algún ser humano que verdaderamente aprecie su gracia y su inteligencia. Por su parte, Mitchell, su antiguo entrenador, está empeñado en la tarea de encontrar un hogar para esta increíble perrita, un espacio muy diferente a la perrera, lleno del amor, el respeto y el cariño que, tal como ella cualquier ser vivo sobre la tierra merece.

No obstante, según su entrenador, Flash tiene unos pocos hábitos que podrían ser decisivos para los potenciales padres adoptivos: sobre todo, es muy protectora con su comida, lo que la hace alterarse cuando tiene cerca a gente que no conoce sin embargo, Mitchell asegura que, fuera de eso se porta muy bien y es muy obediente.

Flash espera con resignación ser adoptada

“Flash puede ser muy bien portada, pero si no te conoce y tratas de hacer algo, ella intentará detenerte”, añadió Mitchell.

Mitchell no puede adoptar una mascota pues vive alquilado en un lugar muy pequeño, poco apto para mantenerla como se debe. Aunque su tiempo para ser una perrita policía ya pasó, Flash, quien tiene 3 años de edad adora a los niños, y no ha perdido un milímetro de su potencial para ser más lista que cualquier animal de su tamaño.

Mentes brillantes como la de Flash están esperando en esa perrera desde hace mucho tiempo por alguien como tú, que les pueda dar una segunda oportunidad en la vida. Si quieres una mascota, considera adoptar y ¡salva una vida! Comparte esta historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!