Perrita ve cómo adoptan a 941 animales en el refugio mientras sigue esperando un hogar

A esta perrita la rescataron hace más de cuatro años, era muy pequeña cuando fue rescatada y acogida en un refugio de la RSPCA. Inicialmente pensaron que conseguiría un hogar muy rápido, pero lamentablemente se equivocaron, hasta ahora ella sigue esperando.

Sue, la dulce perrita, espera la oportunidad de ser adoptada desde el 22 de agosto de 2017.

perrita

La perrita ha pasado la mayor parte de su vida viviendo en el refugio, en el año 2018 la adoptaron, pero la familia la regresó al refugio alegando que no podían seguir haciéndose cargo de ella.

Los trabajadores del refugio aseguran que Sue es dulce, adorable y no se explican el motivo por el que ha esperado durante tantos años la oportunidad de tener una familia.

Rachel Jones, directora ejecutiva de Bath Cats and Dogs Home, dijo en un comunicado de prensa:

“No sabemos por qué la pobre Sue no ha sido adoptada. Todos la adoramos y nos encanta sacarla a dar largos paseos y ofrecerle mucha atención, pero estamos desesperados por encontrarle su propia casa”.

Cuando Sue llegó al refugio nunca pensaron que tendría tanto tiempo con la ilusión de ser acogida por una familia.

Desde que llegó ha visto cómo otros 941 animales que viven en la institución han sido adoptados, los trabajadores esperan que en un futuro no muy lejano una familia entre al refugio y elija a Sue para que sea su nueva compañera de vida.

A pesar de que Sue tenía algunos problemas conductuales, el personal del refugio la ha entrenado para que pueda adaptarse perfectamente a su nuevo hogar. Todos los trabajadores del refugio le ofrecen su apoyo y confían en que podrá seguir recuperándose de los problemas de conducta.

“Sue es una cachorrita dulce e inteligente que a veces puede sobreexcitarse un poco, por lo que se beneficiaría de los dueños que puedan continuar su entrenamiento. ¡Es muy cariñosa y le encanta acurrucarse en el sofá contigo, así como jugar con sus juguetes!”.

La perrita es muy sociable, le gusta mucho hacer nuevos amigos, pero lo mejor para ella sería ser adoptada por una familia de adultos que no tenga otra mascota.

Gracias al apoyo que Sue recibe de los rescatistas ha aprendido a dominar comandos básicos como sentarse y dar la pata.

A Sue le gustaría que la familia que la adopte esté la mayor parte del tiempo junto a ella. Según los trabajadores del refugio, en algunas oportunidades, la perrita puede sentirse abrumada en casa.

“Necesitará un espacio tranquilo en el cual pueda relajarse. También nos gustaría que tuviera un jardín o un espacio abierto seguro”, dijo Rachel.

Ella ha superado las consecuencias de las adversidades a las que tuvo que enfrentarse a tan corta edad por culpa de la negligencia y falta de empatía de las personas que conoció.

A pesar de eso, ella ha vuelto a confiar en los seres humanos, siempre les expresa con tiernos gestos de cariño lo agradecida que se siente por haber recibido ayuda.

El personal del refugio ha logrado conocerla muy bien en los casi 5 años que ha vivido ahí. Recomiendan que la perrita sea adoptada por una familia que la ame dispuesta a comprenderla y amarla para siempre.

“Realmente es hora de que comience de nuevo con una familia que le demuestre el amor y la seguridad que se merece», dijeron los trabajadores del refugio.

Hay muchísimos casos como los de Sue, centenares de perritos sin hogar que esperan ser adoptados. En el peor de los casos, cuando los refugios no tienen más espacio y capacidad para recibir a más animales, algunos son sacrificados.

Sue ha permanecido durante años en la institución, pero son años en los que ha perdido la oportunidad de crecer con las condiciones que merece, siendo amada.

Esperamos que ella y todos los que esperan por un hogar lleguen a manos de personas sensibles, responsables y buenas, que sepan cumplir el compromiso de velar por su bienestar hasta su último aliento.

Más noticias sobre: