Perrita de 9 años rescatada no para de lamer a su nueva hermana porque no tiene pelo

Una perrita rescatada no para de lamer a su nueva hermana y enternece no solamente a su dueña sino a miles de personas que han visto sus adorables gestos.

Sasha, es una perrita de 9 años que siempre se ha emocionado mucho cuando trata de otros perros, le produce ansiedad interactuar con ellos y prefiere mantenerse al margen. Nunca se ha interesado en jugar, para ella los artículos para mascotas o juguetes que le compran no resultan atractivos.

En tono de broma, su dueña, Mary Lynn Cristiano, la describe como una perrita muy torpe.

“Es la perrita más torpe. Se sienta torpemente, come torpemente. Ella es adorable, pero es muy pegajosa”, dijo Mary.

Mary decidió adoptar a dos cachorritos y conociendo a Sasha temía que tuviese mucha cautela al verlos llegar a casa.

Pero la reacción de la perrita la dejó completamente desconcertada, Sasha estuvo dispuesta a recibir a sus nuevos compañeros con la más tierna de las bienvenidas.

Los perros, Biagio y Donatella, en pocas semanas tenían un vínculo muy especial con Sasha.

“Sabía que sería un desafío, pero no pensé que sería imposible, y no pensé que serían tan amigos. Las dos perritas están super unidas, una se acuesta sobre la otra todo el tiempo, son inseparables”, relató Mary.

Antes de la llegada de Biagio y Donatella, Sasha se consolaba lamiendo a su dueña para mitigar su ansiedad.

“Es una ‘lamidora’ compulsiva. Antes de que adoptara a los dos cachorros, ella siempre nos lamía los pies, y es adorable, pero después es abrumador porque a veces transcurren 20 minutos y ella no para de lamernos, queremos decirle que no nos lama más”.

Donatella es una perrita Xoloitzcuintli, prácticamente no tiene pelaje sobre su cuerpo, y la textura de su piel llamó mucho la atención de Sasha e hizo que no parara de lamerla.

Al menos Donatella tolera muy bien los gestos de cariño de su hermana, quien le ofrece baños de lengua.

Mientras que a Cristiano, no parecen gustarle mucho las lamidas sobre su pelaje.

“Los dos estamos realmente felices porque ahora Sasha tiene a quién lamer durante todo el día”, dijo Mary.

Donatella y Sasha son inseparables, cada día disfrutan juntas cada aventura, tienen momentos relajantes al mejor estilo de un spa.

Sasha se relaja lamiendo a su hermana y a ella le encanta porque lo disfruta como si se tratara de un masaje. Incluso se queda dormida.

Según su dueña, esos lamidos continuos logran mantener la piel de Donatella limpia e hidratada.

“Ocupan todo el sofá cuando hacen su tratamiento de spa. Ambas tienen que acostarse ahí y más nadie puede permanecer sobre el mueble”, dijo la dueña de las perritas.

Mary no esperaba que Sasha le abriera su corazón de esa forma a los dos cachorritos, su personalidad ha cambiado por completo y es muchísimo más feliz desde que llegaron a su vida.

La perrita aprendió nuevas maneras de disfrutar junto a sus compañeros

perrita

“Los dos cachorros le dan mucha vida. No creo que estuviera muy satisfecha antes, nunca jugó con juguetes ni pudo jugar con otros perros, y con estos dos cachorros, de pronto le encanta masticar juguetes, le encantan las pelotas de tenis, le encanta estar con ellos. Es muy divertido”.

Para Mary ha resultado maravilloso adoptar a dos perritos más que colman su hogar de infinita felicidad. Con su experiencia comprobó que nunca es tarde para que los perros superen sus heridas, sus traumas y cambien sus hábitos para abrirle paso a la alegría.

“Hemos traído a casa a dos cachorros traviesos que le muerden la cara jugando, la tiran de la cola, saltan sobre ella, y ella simplemente los adora. Es lo más extraño, pero a ella realmente le gustan”, relató Mary.

Ojalá que todos los perros tengan la oportunidad de ser acogidos en un cálido hogar como este, en el que se preocupen por su bienestar hasta su último aliento.

Es gratificante conocer cómo Sasha es más feliz que nunca con la llegada de dos hermanos, esto puede motivar a otras familias con situaciones similares a adoptar más perros.

Más noticias sobre: