Perrita perdida no sabe que al cruzar la puerta se reencontrará con su desconsolada dueña

Cuando un perrito se pierde es una situación que nadie quiere vivir, tristemente eso fue lo que le pasó a Kirstin Kapp, quien estaba devastada tras la desaparición de su amada mascota llamada Liddie.

Esta ha sido la peor experiencia de su vida. Kirstin confesó en las redes que no tener a Liddie en casa era una situación que no sabía cómo manejar. No saber nada de su perrita era muy inquietante y devastador.

La ausencia de Liddie era como si a Kirstin, quien trabaja en una clínica veterinaria, le hubiesen arrebatado una parte de su cuerpo.

«Realmente no sé cómo hacer frente a esto. Me hace falta una parte de mí y no hay nada que pueda hacer al respecto. Te quiero mucho mi dulce niña. Por favor vuelve a casa», dijo Kirstin en una publicación.

A través de las redes Kirstin pidió ayuda para encontrar a su amada perrita, quien es para ella como una hija. En sus publicaciones Kirstin le pide a Liddie que no la deje sola y vuelva con ella.

Lo más seguro es que no solo el corazón de Kirstin estuviera roto, sino que el de Liddie también, pero por suerte todos esos días de agonía terminaron.

Durante tres largas y desesperadas semanas la vida de Kirstin estuvo llena de una angustia constante por no saber nada de su pequeña Liddie.

Afortunadamente, Liddie fue vista por una pareja que se había enterado de su desaparición y sabía que ella era la perrita de la familia de Kirstin, de inmediato la pareja rastreó a Kirstin en la clínica veterinaria donde trabaja.

Ya no tenía mucha importancia dónde había pasado esos 21 días Liddie porque en tan solo algunos minutos ya estaría de vuelta a casa con su amada mamá humana.

El emotivo e inesperado encuentro fue grabado en un vídeo que ha cautivado los corazones de miles y miles de usuarios que se han unido a la celebración de esta madre con su adorable mascota.

Las imágenes son realmente maravillosas, en ellas se puede ver cuando Liddie salta a los brazos de Kirstin en medio de una algarabía por volver de nuevo a donde pertenece.

No puedes dejar de ver el emotivo encuentro:

Liddie y su mamá no podían contener la emoción de volver a estar juntas. Ambas no ​​podrían haber estado más felices.

«¡Has recuperado a tu familia!”, le dice uno de los colegas de Kirstin.

Liddie no deja de saltar y besar a su madre. Realmente a nuestros amigos peludos no les hace falta hablar para expresar lo que sienten, ellos saben muy bien cómo hacerse entender y más cuando se trata de manifestar su amor.

Comparte esta gran historia, que aunque hubo lágrimas en este especial desenlace, todos celebramos porque fueron de felicidad.