Perrita recorre más de 20 calles hasta encontrar el hospital donde tienen a su dueña enferma

Para un perrita mantenerse alejada de la persona que más ama puede ser todo un reto, y es que para los peluditos, no hay nada más importante que ser leales y amar de manera incondicional a quienes le dieron una nueva oportunidad.

Esta es la historia de una perrita que no pudo tolerar la idea de estar separada de su madre adoptiva, por lo que hizo todo lo posible para reencontrarse con ella.

Perrita escapa de casa para visitar a su dueña internada en el hospital.

perrita

Sissy es el nombre de nuestra peluda protagonista, una schnauzer miniatura que de la manera más arriesgada posible le demostró a su dueña lo importante que es para ella.

Su madre adoptiva Nancy Franck se encontraba ingresada en el hospital Cedar Rapids- Estados Unidos, recuperándose de una cirugía para combatir el cáncer.

Si bien Sissy puede parecer tan solo un cachorrito, ya se encuentra en su edad adulta, su pequeña estatura y habilidad para escabullirse te pueden hacer pensar que apenas está saliendo de su caparazón. En realidad tiene 10 años y se ha convertido en una experta en escapar de casa para estar cerca de la persona que más ama.

Si bien Nancy se despidió de su amada bola de pelos antes de entrar a quirófano, ya que estaría unos días fuera de casa, la impaciente perrita no podía seguir esperando hasta su regreso así que actuó para acelerar el encuentro.

La increíble hazaña de esta adorable perrita quedó registrada en video, las cámaras de vigilancia del hospital mostraron a la perrita recorriendo los pasillos buscando a su dueña.

Solo basta imaginar la cara de Nancy cuando vio entrar en su habitación al pequeño ser que ama tanto.

Al principio la mujer pensó que su hija había llevado a la perrita al hospital, pero todo quedó descartado cuando Sarah Wood, su hija, le aseguró que ella no había sido la responsable de llevarla hasta el hospital.

“¿Hiciste colar al perro? le pregunta Nancy a su hija. Su respuesta fue simplemente: ´No, ella sola se coló´”.

El esposo de Nancy, Dale, comenta que estaba cuidando a Sissy y a Barney, su otro perrito, cuando el schnauzer escapó. Todo sucedió luego que sacara a los perritos a orinar, la traviesa perrita no desaprovechó la oportunidad y de un momento a otro salió corriendo.

Increíblemente la perrita cruzó a la ciudad, caminó cerca de 20 cuadras para entregarle todo su amor al ser que extrañaba tanto. Sara comenta con humor lo que cree que hizo Sissy.

“Estoy segura de que cuando Sissy llegó a casa, le dijo a Barney: ´adivina a quién vengo de ver, qué hice y a dónde fui´”.

Afortunadamente, la perrita no sufrió ninguna lesión durante la trayectoria, al llegar al centro médico estaba muy ansiosa por ver a su madre.

Cuando la seguridad del hospital encontró a Sissy llamaron a Dale, quien no pudo evitar sorprenderse de todo lo que había hecho la traviesa peludita. Al respecto Dale dijo:

“Encontraron mi número y la dirección de mi casa en la placa que llevaba en el cuello. Me sentí muy aliviado y le pedí a mi hija que fuera a buscarla”.

Afortunadamente, la osadía de la perrita valió la pena, el personal del hospital permitió que Sissy visitase a Nancy, dándole el consuelo que tanto necesitaba.

Después de un breve pero reconfortante encuentro, la perrita regresó a su casa. Sin duda, la lealtad y el amor de estos adorables seres no tiene límites.

Los perritos son ángeles terrenales que llegan a nuestra vida para demostrarnos el verdadero amor. Ojalá Nancy y Sissy puedan seguir amándose por mucho más tiempo.