Perrita rescatada del peor abandono no puede creer cuando recibe el primer baño de su vida

Blossom es una de los tantos perritos cuya vida ha podido cambiar gracias a la intervención de la Sociedad de Rescate de Mascotas WOOF en Oklahoma. Sus salvadores la hallaron en el porche de una casa vieja en donde había estado viviendo, después de que la dejaran sola en la calle.

Los vecinos de la comunidad fueron quienes informaron el caso a la Sociedad de Rescate.

Ellos intentaron atraparla por su propia cuenta pero todo lo que Blossom había vivido la transformó en un perrita huidizo y malhumorada. Una residente de nombre Erika fue quien más se interesó en la situación de la criatura y la alimentaba continuamente hasta que llamó al centro.

El equipo acudió a constatar la situación pero en una primera visita la perrita no cooperó.

Blossom no fue nada dócil, el temor no lo dejaba confiar en el grupo de humano.

“No fue una captura fácil, ella no quería estar en el poste de pesca y luchó contra nosotros hasta la caja que teníamos esperando, pero una vez segura en la caja, se calmó”, escribió el equipo en su Facebook

Finalmente, esta amiga se tranquilizó y al llegar al centro la situación fue mucho más tranquila.

 “Cuando llegamos a WOOF estaba feliz de estar cerca de nosotros y, aunque cautelosa, parecía estar lo suficientemente relajada como para disfrutar de algún contacto humano «, escribió WOOF en Facebook.

Los médicos veterinarios que atendieron a Blossom determinaron que tenía un caso grave de sarna, pero que podía sanar con los cuidados correctos.

Después de su visita al médico Blossom tuvo su primer baño en mucho tiempo o quizás el primero de su vida.

Al principio estaba algo nerviosa pero parece haberlo disfrutado mucho y decidieron dejarla un rato en la bañera para que pudiese jugar y relajarse.

Fue muy conveniente que le gustara el agua pues debía recibir baños medicinales dos veces por semana para tratar su piel.

Con mucho amor, la recuperación de Blossom fue bastante rápida y de hecho estuvo pronto en adopción. Una de las familias que ayudaban en el refugio se enamoró de ella y decidieron convertirse en su hogar para siempre-

Una vez estuvo completamente sana y lista para dejar los cuidados del refugio.

Ahora esta amiguita vive feliz y disfruta muchos de las siestas en el sofá y los juegos con sus hermanos humanos. Además, seguramente continúa divirtiéndose con el agua pues le encanta la hora del baño.

Antes de irte comparte con tus amigos y familiares la increíble transformación de esta dulce perrita.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!