Perrita siempre corre a mover las alfombras para abrirle paso a la silla de ruedas de la abuela

No nos cansaremos de decir que los perritos son por mucho, esos adorables seres llenos de amor y compasión que sin importar qué, siempre estarán a nuestro lado convirtiéndose en la mejor compañía.

Estos peluditos llegan a nuestra vida para hacerla mucho más alegre y acogedora, algo que ha experimentado una abuelita de 86 años, Ana Clara Simoes, quien pasa sus días deleitándose con la presencia de una perrita llamada Lili.

Simoes y su familia son de Brasil.

La dulce perrita ha demostrado ser más que una fiel compañera, en los últimos años ha decidido asumir el papel de cuidadora de la tierna abuelita, quien está en silla de ruedas.

Lili se asegura que Simoes no tenga ningún problema para moverse en la silla de rueda por los distintos espacios de la casa. La tierna Lili parece disfrutar lo que hace, solo basta verla en acción para darnos cuenta que la hace feliz ayudar a Simoes.

Lily siempre mueve las alfombras cada vez que Simoes llega a casa.

Tanto Lili como toda su familia solo desean que la abuela pueda vivir cada uno de sus días con las menores complicaciones posibles, a pesar de tener movilidad limitada. A toda la familia le llamó especialmente la atención la forma que la perrita descubrió para poder facilitarle las cosas a la abuela.

Los familiares destacan que cada vez que la Simoes llegaba a la casa, Lili entraba en acción arrastrando un par de alfombras para abrir paso y así permitir que la abuela pudiera pasar libremente. La tierna abuelita comenta al respecto:

«Lili aprendió a hacerlo ella misma. Estamos todos muy sorprendidos y admirados por ello”.

La nieta de Simoes, Ana, compartió el tierno gesto de Lili y rápidamente ha conquistado miles de corazones. La joven comenta:

«Al principio pensamos que era una coincidencia. Pero nos dimos cuenta que sólo sucedía cuando mi abuela iba a pasar. Es un acto de cuidado”.

Si bien la dulce perrita aún debe descubrir cómo devolver las alfombras a su lugar, lo que hace es un hermoso acto que todos disfrutan ver.

Aunque la abuela nunca ha tenido problemas para rodar en la silla por las alfombras, la hace muy feliz saber que una pequeña cachorrita se preocupa tanto por ella. Ana comenta al respecto:

«Ciertamente la hace muy feliz, Lili es una gran compañera. Mi abuela está bien. Estoy muy feliz de saber que tiene a Lili a su lado”.

Sin duda, los perritos son esos ángeles peludos que realizan los más dulces gestos. Cómo no amarlos si transmiten el más puro amor y respeto.

Comparte esta historia en tus redes y llenemos el mundo de tiernas historias. De esas que te dejan en sonrisa permanente.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!