Perrita no esperaba ser sorprendida por los ladridos de su madre

Las imágenes de la reacción de una dulce perrita cuando su mamá le ladra se han apoderado de cientos de miles de almas en Internet. Se trata de una canina muy tierna llamada Keiko, quien pasaba el rato con su querida mamá.

La perrita jamás esperó ser sorprendida por su humana

Perrita

Y es que, últimamente los videos de gente ladrándole a sus perros para luego registrar su reacción se han vuelto tendencia en la famosa plataforma TikTok. Por tanto, Adrian Chateau Wiles, cuidador de Keiko y su madre no se quedó atrás.

La mamá de Keiko es amante de los animales

Perrita

Wiles decidió que tenía que probarlo. Y así, del mismo modo en que se siente estimulada una criatura humana ante el llamado de su mamá, Keiko reaccionó. Su progenitora se inclinó hacia adelante y le espetó un fuerte y cálido ladrido.

De inmediato, la tierna Keiko se puso firme y atenta a los requerimientos de la perrita. Fue un momento inolvidable y muy divertido. La expresión del rostro de Keiko mientras miraba a su madre, sin saber qué hacer, era todo un poema.

Se la veía desconcertada y conmocionada, ignorante de las capacidades de su mamá para llamarla cuando le ladra. Nunca antes había sido requerida con tanta autoridad.

Ladró fuertemente

“Keiko se sorprendió mucho. Después de todo, la perrita no tenía idea de que su madre pudiera ladrar tan fuerte”, dijo Adrian Chateau Wiles.

Posteriormente, Keiko le dio a su querida mamá la mirada de reojo más cómica y enternecedora que el mundo haya visto. Luego comenzó a saltar emocionada, quizás creyendo que su madre le ladra para invitarla a jugar.

Por supuesto, debido a lo inesperado de la situación, la traviesa Keiko se mantuvo cautelosa, viendo aún de reojo a su mamá. La verdad es que, la emoción la embargaba. Su madre había dicho “presente”, lo que hizo de ese día el mejor.

Por su parte, Wiles dijo que jamás imaginó que Keiko se alegraría tanto de sentirse importante para su madre. Aseguró sentirse fascinado por la reacción de Keiko, al igual que, seguramente, todo Internet.

“Cuando probé grabar este video, nunca esperé ver a Keiko de esta manera. Estaba sumamente excitada, ansiosa y muy entusiasmada, por lo que respondió de esta forma tan particular”, añadió Adrian Chateau Wiles.

Los perros reciben a sus seres queridos entre saltos, ladridos y movimientos de cola. Se recuestan junto a ellos para descansar, caminan a su lado y le obedecen. ¿Cómo no iba Keiko a hacer lo propio con su amantísima y protectora mamá?

A partir de sus divertidas travesuras cotidianas y de sus reacciones, como, por ejemplo, la de la simpática y obediente Keiko, ellos hacen de nuestras vidas unas más llevaderas.

No obstante, muchas veces los perros pueden reaccionar de mala manera a las bromas cuando no conocen a las personas. Puede ser que, al encontrarse con otro quien les ladra, respondan con fiereza por miedo haciendo que la situación pueda tornarse riesgosa.

Por ello, es sumamente imprescindible esforzarse por comprender bien al animal y entender el porqué de su reacción. También, qué hacer y cómo actuar para evitarla y controlarla en este tipo de casos.

Se aman una a la otra

Los animales se emocionan mucho cuando se sienten queridos e importantes, y devuelven con creces todo ese amor que reciben. Sin embargo, hay que recordar que los perros no son pequeñas personas con abrigos de pieles.

La reacción de la perrita fue increíble

@adrianchateau bruh this shit has me WHEEZING #fyp ♬ original sound – Savvyy

Es por eso que no es recomendable comparar sus conductas con la de los humanos, o tratarlos como tales. Uno de los ejemplos más representativos es el lamido, que muchos suelen considerar como un beso. Amor para ellos !Sí! ¡mucho!, humanizarlos no es lo más sano.

Y es que, es necesario recalcar que, aunque no se pueda filosofar con un perrito o una perrita, hay que tener en cuenta que estos animales no son robots. Ellos sienten y tienen un cierto nivel de conciencia. Procurémosles salud, bienestar y amor.