Perrita tirada con una grave condición en la piel grita con sus últimas fuerzas y es escuchada

Unos minutos de nuestro tiempo pueden ser suficientes para cambiar para siempre la vida de alguien más. El trabajador de una construcción se encontraba en su jornada diaria cuando notó a una cachorrita aullando desesperadamente. El hombre no sabía mucho sobre animales pero era más que claro que esta perrita necesitaba de ayuda urgentemente.

El perrito fue rescatado en la ciudad de Chicago.

Su piel parecía muy afectada y cada movimiento que hacía parecía resultar muy doloroso para ella. Detuvo su trabajo y se tomó unos minutos para llevarla hasta el refugio más cercano.

La situación de la pequeña era grave. Los voluntarios del refugio quedaron conmovidos con ella y decidieron llevarla lo más rápido posible con un veterinario. Su piel se veía muy mal pero realmente no sabían de qué se trataba. Una serie de exámenes dieron los resultados.

La perrita fue recibida por el refugio One Tail at A Time.

La pequeña sufre de un trastorno llamado celulitis juvenil. Se trata de algo muy poco común; pero con la atención y el cuidado necesarios pueden llevar una vida normal.

Llamaron a la pequeña Parmesan Crisp y se dedicaron a darle todo el amor del mundo. Necesita de muchos baños con medicamentos especiales, buenas dosis de comida y mucho descanso para poder reponerse.

La enfermedad de la perrita es de origen autoimmune y puede llegar a ser muy grave.

Las marcas en su piel se encontraban en un nivel muy avanzado así que sólo con constancia y mucha dedicación la dulce Parmesan logrará recuperarse al cien por ciento. Ella, mientras tanto, no hace más que agradecer todo el cariño que le han dado sus rescatistas. No ha sido un camino fácil pero con el paso de un par de semanas comenzó a mostrar su alegre personalidad.

Parmesan se encuentra en un hogar temporal para poder recibir su tratamiento.

A pesar de que en muchas ocasiones puede sentir dolor, deja que la curen y la ayuden con muchísima paciencia.  Es una suerte que la linda Parmesan encontrara ayuda con alguien justo a tiempo. Con tan sólo dos meses de edad y una condición en la piel tan delicada, es muy poco probable que lograra sobrevivir sin la ayuda de su madre.

Todo parece apuntar que sus antiguos dueños la dejaron en la calle porque no querían hacerse cargo de su condición.

Todos los perritos merecen una vida digna, especialmente si se trata de cachorros que sólo necesitan un poco de amor y atención médica.

Comparte esta nota para alzar la voz en contra de todas aquellas personas que dejan atrás a perritos inocentes. Son seres vivos que no merecen ser olvidados mientras su vida sufre un enorme peligro.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!