Perrito anciano de un refugio le pone la pata a una mujer y le dice que es hora de dejarlo ir

No todos los perritos mayores pasan sus años dorados rodeados de amor y recibiendo toda la atención que se merecen, desafortunadamente, la realidad para estos peluditos que padecen en los refugios es completamente diferente.

Si bien son muchas las personas que acercan a los centros de rescate en la búsqueda de un nuevo integrante para la familia, los potenciales adoptantes tienen a optar por los cachorros pasando indiferentes ante los perritos mayores con problemas de salud.

Este perrito pasó gran parte de su vida encerrado en un refugio.

Para los voluntarios del refugio es desgarrador ver a un perrito mayor siendo ignorado y suplicando tener la misma oportunidad que un perro más joven.

Las esperanzas para ellos son casi nulas, sin embargo, el personal nunca se rinde hasta hacer posible que todos los peluditos logren conseguir el hogar deseado.

Esta es la historia de un perrito mayor que pasó años en el refugio, sus esperanzas se habían desvanecido hasta que un día una mujer decidió cambiar el rumbo de su historia.

Debido a su edad y a su delicado estado de salud no era considerado como la mejor opción entre los adoptantes.

Emma es el nombre de la mujer que se convirtió en un verdadero ángel para este perrito mayor, tras una llamada el refugio hizo todos los arreglos para liberarlo y trasladarlo a su nuevo hogar.

Su madre adoptiva sabía el delicado estado de salud del perrito, pero cuando lo vio supo que había vivido un verdadero infierno, era solo piel y huesos, a gran parte de su espalda le faltaba pelo. Sin embargo, algo en su mirada conquistó a Emma.

La mujer llamó al perrito Earl.

Una vez que el perrito estuvo en su nueva casa Emma intentó darle de comer, pero no tenía apetito. Tuvo que recurrir a la alimentación con jeringa, solo unos días después comenzó a comer solo mientras permanecía acostado.

Como si fuera poco, su respiración era muy lenta y su estómago comenzó a hincharse, ante estas desalentadoras señales Emma lo llevó al veterinario donde le dieron un diagnóstico aún más desgarrador.

Earl fue diagnosticado con insuficiencia cardíaca en etapa terminal.

El veterinario le dijo que si sobrevivía la noche había esperanza. Al día siguiente Earl demostró las ganas que tenía por vivir y sorprendentemente venció todo pronóstico.

“Nos levantamos y me dio su pata, de hecho me dio un beso y se puso a rodar. Sus ojos estaban llenos de esperanza. Su pelo comenzó a crecer y a aumentar de peso. Pasó de una esperanza de vida de tres semanas a casi siete y aún sigue aquí con nosotros. Cada día parece más feliz”, comentó Emma.

Earl es un verdadero milagro de vida, pese a que el veterinario dijo que probablemente tenía alrededor de un mes ya ha pasado más de siete meses y sigue fortaleciéndose.

Esta adorable bola de pelos no solo ha logrado sobrevivir sino que está pasando sus últimos días siendo amado. Sin duda, el mejor final para un perrito que refleja esperanza y nos recuerda que nada es imposible con las personas correctas.

Muchos perritos mayores necesitan un hogar, una segunda oportunidad que los haga sentir especiales. Por favor, considere adoptar un peludito mayor y sea puente de amor entre estos ángeles peludos que desean cruzar el arcoíris dejando huellas de amor. ¡Comparte!