Perrito de la calle recoge toda la basura que encuentra para dársela al personal de un refugio

Un perrito que ha sobrevivido en la calle durante muchos años sorprende a los trabajadores de un refugio dándoles todo lo que encuentra a su paso.

Tener una mascota es un gran gesto de responsabilidad y amor, sin embargo, hay quienes solo ven a los animales como una carga y no les dan el cuidado que merecen.

Desgraciadamente, sus días están protagonizados de sufrimiento y crueldad hasta que alguien se apiada de salvarlos y brindarles la ayuda que tanto necesitan.

Esta es la historia de Cuache, un perrito que por años padeció el peor de los tratos en manos de sus desalmados propietarios, quienes nunca le administraron una vacuna ni lo alimentaban correctamente.

Se trata de un mestizo Rottweiler.

Cuache a pesar de tener una familia pasaba sus días vagando en la calle, desde el día que nació su vida estuvo marcada por la tragedia, algo que tristemente también padeció su madre, una rottweiler de raza que nunca fue operada, ni vacunada .

Sus dueños la dejaban en la calle, en estas salidas quedó embarazada de un mestizo, algo que molestó mucho a la familia quienes optaron por amarrarla en la azotea dejándola  pésimas condiciones hasta el nacimiento de sus crías.

Durante nueve años el perrito vivió en las calles a pesar de tener una familia.

perrito

De acá nació Cuache, pero no tuvo la oportunidad de crecer junto a su madre, lamentablemente murió tras contraer múltiples enfermedades .

El destino de Cuache era desolador, sus dueños también lo amarraron en la azotea, pero tenía tanta fuerza que logró liberarse. No soportaba haber perdido injustamente su libertad y luchar por sobrevivir a tanta negligencia. Ningún perro merece sufrir así. 

Desde entonces, pasó muchos años vagando entre las calles de su comunidad donde todos poco a poco se fueron encariñando con él.

Se convirtió en un perrito icónico de la ciudad de Tampico, México.

Durante nueve años este hermoso perrito vivió en las calles, sobreviviendo con las sobras que se encontraba y con lo que algunas personas le daban.

Se convirtió en un callejero más a pesar de tener una familia. Su apariencia era robusta, pero era un perrito abandonado que necesitaba un gesto de amor.

Un día enfermó tanto que no podía moverse, no fue sino hasta que una vecina lo vio padeciendo que contactó a los rescatistas del Refugio Dejando Huella, quienes lo llevaron al veterinario y le dieron la ayuda que necesitaba.

Cuache tenía fuertes problemas renales, erliquia y gusanos que llegaron hasta el corazón.

Afortunadamente, recibió tratamiento a tiempo y hoy esta adorable bola de pelos disfruta de una buena salud .

Sus rescatistas intentaron darlo en adopción, pero decidieron que se quedaría en el refugio dándole la libertad de caminar por las calles como siempre lo ha hecho todos estos años.

Cuache es un perrito feliz y agradecido.

Cuache ya tiene 12 años y se ha convertido en una especie de vigilante para todos en la comunidad, también ama cuidar a las mascotas más pequeñas que llegan al refugio, dormir, comer y salir a la calle las veces que quiera.

Adorables regalos que sus rescatistas valoran.

Este hermoso perrito no para de conquistar el corazón de quienes hicieron tanto por él, su adorable forma de agradecer es recogiendo basura que encuentra en la calle y llevarla directo a sus cuidadores mientras agita tiernamente su colita.

Sus rescatistas saben que no es solo basura, sino la forma más tierna que Cuache encontró para demostrarles todo su amor, así que cada vez que lo ven llegar con algo en la boca corren a recibirlo con los brazos abiertos.

Los perros saben ser los más leales y agradecidos, la historia de Cuache nos recuerda la importancia de rescatar y adoptar a los animales abandonados. Ojalá que todos tengan la oportunidad de ser amados y protegidos como merecen.

Gracias a quienes día a día dejan el alma rescatando peluditos y transformando sus vidas. Sin duda, los buenos somos más.