Perrito callejero se acuesta cada día en la misma esquina por si alguien se anima a salvarlo

Una organización de rescate de mascotas llamada Howl Of A Dog conoció a un perrito callejero en un pueblo de Rumania cuando acudieron a él para llevar a cabo una jornada de esterilización.

El perrito se percató de la llegada de estas personas, así que voluntariamente se acercó a ellos y decidieron llamarlo Remy. Corrió hacia los rescatadores meneando la cola y buscando atención.

Este adorable perrito, no pudo ignorar la presencia de voluntarios que llegaron para ayudar

Inmediatamente notaron que el joven perro tenía una cicatriz en la nariz. Según Howl Of A Dog, la quemadura en su hocico fue consecuencia de una superstición cruel entre la gente de este pueblo.

Al parecer creen que si haces esto a la nariz de un perro, colocando sobre ella un hierro al rojo vivo, evitarás que sufra de moquillo.

La lesión en la nariz de Remy es consecuencia de una indignante creencia en algunos pueblos de Rumania

¡Qué indignante creencia! A pesar de lo terrible de esta situación, Remy parecía haber sobrevivido con éxito a este abuso, y a otros tantos que parecen ser bastante comunes en la localidad.

Lo especial que fue Remy siempre con sus rescatistas y su exitosa rehabilitación, está documentada en este video

La mayoría de los perros en las zonas rurales de Rumania se consideran perros guardianes o «herramientas» de protección. Por alguna razón que los rescatistas desconocían, la familia de Remy lo ignoró y lo dejó valerse por sí mismo, convirtiéndolo efectivamente en un callejero.

Entonces, Remy deambulaba por el pueblo y dormía fuera de una pequeña tienda de comestibles donde un amable comerciante lo alimentaba todos los días.

Remy recibió atención veterinaria, así como cariño y alimento

Estos cuidados no eran suficientes para mantener a la mascota con bien, por lo que los voluntarios se propusieron hallar un hogar para el can.

A pesar de la disposición amistosa de Remy, el rescate no pudo encontrar a nadie en la aldea para adoptarlo.

Todos los días que Howl Of A Dog estuvo en el pueblo, Remy corría hacia ellos felizmente, saludándolos.

Es como si los estuviera esperando. Es como si por primera vez en toda su vida, alguien lo estuviera notando para llevarlo a casa.

Fue difícil para los rescatistas entender cómo alguien le había negado una segunda oportunidad a un perro tan especial y amoroso.

En lugar de dejar al dulce perro en las calles, decidieron llevárselo con ellos. Remy fue felizmente ubicado en un hogar temporal, hasta que llegue el momento en el cual pueda disfrutar de una familia que decida conservarlo para siempre.

¡Ahora Remy es un perro muy distinto, que vive feliz en su hogar de acogida!

Un poco de amor y las atenciones necesarias, fueron los ingredientes perfectos para que este pequeño, que nunca dejó de confiar, recibiera un boleto hacia la felicidad. Comparte su historia.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!