Interrumpe el viaje de su cumpleaños para salvar al perrito que apareció en su camino

Un perrito perdido se convierte en el mejor regalo de cumpleaños de una mujer, después de que el can se atravesara por sorpresa en el camino.

Ahora ella no sabe quién fue el regalo de quién, pero está feliz y satisfecha por la coincidencia, así que decidió relatar su historia de amor perruno.

Este perrito ahora disfruta del mejor regalo que la vida le pudo haber dado: tener a una familia.Perrito

Cuando el esposo de Brianna Hagood, Tyler, la invitó a pasar un fin de semana de disfrute en ocasión de celebrar su cumpleaños, jamás imaginó que el recorrido se convertiría en la adopción de un nuevo miembro de la familia.

Después de algunas horas de viajes, la pareja decidió hacer una parada en un restaurante de comida rápida y fue en ese momento que el perrito se apareció en el camino.

El can deambulaba por el estacionamiento del McDonald’s

Apenas lo vio, Brianna quedó fascinada con el animal y se conmovió al verlo tan solitario. Ella supo que debía ayudarlo, pero Tyler tuvo sus dudas.

Se suponía que esa parada era solo por comida y después continuarían el camino a la playa.

¿Cómo incluirían a un perrito callejero al plan de fin de semana?

“Miré a Tyler y dije, ‘¡BEBÉ!’. Él me miró y dijo: ‘No, cariño, vamos a ir a la playa’.

Mientras continuaba hacia la ventana, levanté un poco la voz con entusiasmo, recordando: ‘¡Puedo salvar a ese perro si quiero porque es mi cumpleaños!”, dijo Hagood.

Brianna estaba decidida y aprovechó la ocasión, además contó con el apoyo la cajera del McDonald’s.

“La cajera que abrió la ventana pareció sorprendida al principio, luego miró a Tyler y dijo: ‘Ella debería salvar a ese perro.

¡Es su cumpleaños y ha estado aquí toda la mañana! Ese fue todo el empuje que necesitaba”, dijo Brianna entre risas.

Hagood bajó del automóvil y caminó hasta el perrito, en ese instante supo que serían buenos amigos pues el can resultó bastante cariñoso.

Después de eso, no hubo más alternativa que adoptarlo. Tyler se vio comprometido a aceptar al ver cómo el peludo brincaba sin perder tiempo hasta el interior del vehículo.

El perrito sabía que esa era su oportunidad de ser feliz con esa pareja tan simpática.

“Tyler consiguió nuestra comida, salió del autoservicio y estacionó el auto junto a donde yo estaba sentada con el perrito más bueno del mundo.

Abrí la puerta del auto y le pregunté si quería entrar, y antes de que terminara de preguntar, él había subido a mi auto y estaba sentado…

Nunca hubo una decisión para mí. Cuando salí de mi auto, supe que no dejaría a este cachorro a un lado de la carretera”, dijo Hagood.

Antes de retomar la ruta a la playa, la pareja consultó en los locales cercanos al McDonald’s, pero todos coincidían en que el perrito había llegado a la zona en la mañana y nadie se había acercado a preguntar por él.

Durante la ruta, Hagood hizo una parada en una clínica veterinaria para corroborar que todo estuviese bien con el perrito y si tenía algún microchip.

El perro no tenía chip, así que se era definitivo: el peludo sería un nuevo miembro de la familia.

El perrito se unió a la celebración de cumpleaños de Brianna, se quedó en una habitación para perros que reservaron en el hotel y hasta paseó en bote con la pareja. Además de eso, los Hagood hicieron una parada en un Walmark para comprarle accesorios al peludo.

Sin embargo, algo sucedió al volver a casa.

Tras compartir la historia en redes y las fotografías del perrito, una familia apareció reclamándolo. Resulta que el can se llamaba Blu y había escapado de casa mientras sus dueños trabajaban.

Brianna viajó para devolverlo a su familia; sin embargo, semanas después las cosas no marchaban bien con el animal.

@brileighh BLU UPDATE #godsplan #birthdaymiracle #lostdogfound #meanttobe #meandyouandadognamedblu #familyofsix #fourleggedfamily ♬ Just a Cloud Away – Pharrell Williams

 Al parecer el perrito extrañaba a la pareja y sus antiguos dueños decidieron que era momento de desprenderse de Blue, todo fuese por el bienestar del animal. Ahora el can pertenece oficialmente a la familia de Brianna y para ella ese ha sido su mejor regalo de cumpleaños.

Esta es una historia poco común pero a su vez hermosa, esta familia parece haber estado hecha para este perrito.