Perrito decide sacarle partido a su tierna nariz XL y se convierte en el carterista del barrio

Tupelo es un perrito que se ha ganado la admiración de todos en el parque. Él, a diferencia de muchos otros perritos, tiene una nariz extra larga, a la que ha decidido sacarle ventaja y obtener todo lo que quiere incluso sin consultarlo.

Ver un perrito con la nariz como la de Tupelo es de esas cosas extrañas y estrambóticas que llaman la atención aunque quiera pasar desapercibido.

Tupelo es de raza Borzoi.

A este adorable perrito le encantan las golosinas y los juguetes que hacen ruidos, si bien siempre tiene la atención de todos, no le gusta que le hagan trucos a cambio de darle algunas golosinas.

Por lo que ha decidido actuar bajo sus propias reglas obteniendo cualquier tipo de bocadillos con poco esfuerzo.

No solo es elegante y refinado, es excesivamente travieso y juguetón.

Esto es posible gracias a la astucia del perrito, quien primero identifica su objetivo y luego actúa asegurando el menor margen de error para poder cumplir la misión.

Allison Cannarsa es la madre de Tupelo, al respecto comenta:

«Cuando era un cachorro, guardaba golosinas en el bolsillo de mi chaqueta para entrenar en nuestras caminatas, como hacen muchos propietarios, ella estaba muy consciente de dónde estaban”.

Desde pequeño el adorable Tupelo ha tenido ciertas habilidades que ha ido perfeccionando a medida que crece, cualquier oportunidad que tiene no la desaprovecha para poder robar algunas golosinas sin que dueña o algunos visitantes del parque lo noten.

Esto lo ha llevado a tener una vida del “crimen” que al parecer todos en el parque aceptan y reconocen. Cannarsa dice:

«A medida que crecía y era más alto, dejé de llevar golosinas con nosotros, pero él sabía muy bien que otros dueños en el parque para perros, especialmente si tenían un cachorro, probablemente llevaban bocadillos con ellos”.

Este perrito sabe muy bien cómo socializar, desde que era un cachorro va todos los días al parque para perros, esto le ha permitido conocer mucha gente.

Dulcemente se acerca a las personas y luego comienza a investigar por el área del bolsillo sin que el dueño sospeche de sus verdaderas intenciones.

«Una vez que Tupelo asegure sigilosamente su golosina, recordará para siempre al objetivo como un portador de golosinas y les robará una y otra vez. Él nunca se dará por vencido que cree que siempre le deben golosinas”.

Tupelo no se limita solo a las golosinas, también tiene cierta fascinación por las pelotas.

Cannarsa comenta que si algún dueño de mascota lleva una mochila y se arrodilla para jugar con algún perrito más pequeño, Tupelo no desaprovechará la oportunidad para hacer sus travesuras. Incluso si esto implica un poco de vergüenza para su dueña.

Con mucha dulzura y decidido a conseguir lo que quiere Tupelo realiza la misión.

Su comportamiento ha hecho que tenga una reputación en el parque, pero es tan adorablemente tierno que siempre le perdonan los «crímenes».

«Literalmente se ha hecho un nombre en el parque por su magistral carterismo de golosinas y bolas”, dice Cannarsa.

Más allá de todas sus travesuras su familia está completamente feliz de tener un perrito tan único y diferente. Todos aman su personalidad y el encanto que tiene para poder robar sonrisas y hacer que cualquier momento quede como un recuerdo inolvidable.

¿Te gustaría tener algún recuerdo con un perrito como Tupelo? Déjanoslo saber en los comentarios y llenemos el mundo de buenas historias. Comparte la nota en tus redes y hagamos posible que todos conozcan al más tierno y adorable ladrón de golosinas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!