Perrito espera fuera del hospital a su dueño con la esperanza de abrazarlo de nuevo

Un perrito es por mucho ese ángel guardián que de la manera más tierna posible nos demuestra que el verdadero amor existe y no siempre se manifiesta con cosas materiales.

Esta es la historia de Adolfo Murillo Velasquez, un adulto mayor que pese a no tener riquezas materiales nunca ha abandonado a su amigo Moisés, su fiel perrito con quien ha compartido los últimos cinco años.

Perrito fiel esperó días y noches a que su dueño salga del hospital donde fue internado.

perrito

Ambos han creado fuerte vínculo, de esos, que ni el tiempo ni la distancia puede romper. Recientemente, Adolfo fue trasladado de urgencia al Hospital San Juan de Dios, en Colombia, tras haber contraído neumonía.

Ante su delicada situación, el hombre tuvo que ser internado de emergencia, no cuenta con el apoyo de algún familiar o amigo que velara por él, salvo Moisés, quien desde el primer día se negó apartarse de su lado.

Mientras Adolfo recibía atención médica, su fiel perrito se quedó afuera del hospital esperando que su persona favorita regresara. La adorable bola de pelos pernoctaba en una esquina en las afueras del hospital junto algunas pertenencias de su mejor amigo.

La emotiva escena llamó la atención de Sammy Quinceno, quien no pudo evitar conmoverse ante la lealtad del perrito hacia su dueño. Al respecto Sammy comentó:

“Estuvo esperando a su dueño en urgencias por más de 2 días, sin moverse de ahí en noches frías. El perro estaba con una bolsa que contenía la ropa del hombre y no lo soltaba. Es asombroso lo que estos animales hacen por nosotros”.

Ante esta situación, Quinceno quiso hacer algo respecto y brindarle una mano amiga al perrito. Decidió llevarse a Moisés a su casa hasta que Adolfo fuera dado de alta.

Afortunadamente, el peludito recibió con emoción la ayuda que le estaban brindado y se fue con Quinceno a lo que se convirtió en su hogar de acogida. Increíblemente, una vez en casa, Moisés no se separaba de la ropa de Adolfo, evidentemente, lo extrañaba y quería estar cerca de él.

Por fortuna, el perrito no tuvo que esperar mucho tiempo, gracias a la buena voluntad del personal médico y su madre de acogida, pautaron un encuentro.

El hospital decidió hacer una excepción a su regla de “no mascotas”, y le abrieron las puertas a Moisés para que pudiera reunirse con quien le ha brindado todo su amor en los últimos años.

“Hoy, Adolfo pudo ver a su amigo de quien no se había separado en 5 años. Esto me llena de felicidad. El amor entre ellos es único”.

Si bien Don Adolfo necesita más tiempo para poder recuperarse y ser dado de alta, reunirse con su amada bola de pelos es una gran recarga de energía y amor bonito.

Un portavoz del hospital comentó que tanto Adolfo como Moisés están recibiendo toda la atención que se merecen.

Adolfo estaba súper feliz de poder reunirse con su fiel compañero, aún más al saber que está en buenas manos. Moisés es una hermosa bola de pelos que conquistó a todos con su lealtad, ternura y amor infinito. Al respecto Moisés destacó:

“Es muy noble, muy entendido, muy mimado, muy consentido. Donde lo acaricien ahí está”.

Solo es cuestión de tiempo para que puedan reencontrarse definitivamente. Por ahora, nos alegra saber que este fiel perrito no tendrá que esperar solo.

Esperemos que Adolfo se recupere pronto para que puedan estar junto mucho más tiempo. Por el momento seguiremos cuidando de Moisés en mi casa”, dijo Quinceno.

Sin duda alguna, Dios siempre envía ángeles a nuestras vidas, muchas veces tienen una colita y cuatro patitas. Ángeles peludos que llegan para darle color a nuestros días.

Más noticias sobre: