Perrito labrador conoce el amor y la libertad tras años encadenado, descuidado y hambriento

Tener una mascota en casa es uno de los mayores actos de responsabilidad y amor, es comprender que una vida depende completamente de las atenciones que le podemos brindar.

Sin embargo, la realidad para muchos perritos es completamente diferente, pese a tener un lugar que está muy lejos de llamarle hogar, viven en terribles condiciones sobreviviendo a duras penas con las pocas energías que puedan tener.

Nuestro adorable protagonista es un perrito labrador.

Esta es la historia de un perrito que fue rescatado por un grupo de activistas en Ucrania, estaba hambriento y desesperado sin recibir un gesto de amor por parte de sus dueños.

Su trágico destino cambió gracias a que unos vecinos se apiadaron de su terrible condición y decidieron llamar al grupo de rescate, quienes rápidamente se acercaron a la comunidad.

Lo primero que hicieron sus rescatistas fue darle comida.

Los vecinos informaron que los dueños del perrito tenían problemas de alcohol y una conducta bastante violenta, no solo se maltrataban entre ellos, sino que muchas veces agredían al indefenso perrito.

Como si fuera poco, pasaban días enteros fuera de casa, dejándolo completamente solo, sin comida, ni agua para sobrevivir.

El perrito estuvo hospitalizado por dos semanas.

Cuando los rescatistas llegaron se toparon con una desconsoladora escena, el perrito estaba encadenado a una estaca, la cadena estaba envuelta directamente alrededor de su cuello con un enorme candado. Estaba encerrado en una especie de patio trasero, confundido y muy hambriento.

Lo primero que hicieron los rescatistas fue darle comida, debido a su reacción desesperada por alimentarse es posible que haya sido su primer bocado en mucho tiempo, luego lo hidrataron dándole agua y procedieron a cortar las cadenas.

Esta hermosa bola de pelos fue llamado Kross.

Increíblemente, está hermosa bola de pelos fue muy receptivo con sus nuevos amigos, pese a tener un pasado donde la violencia protagonizaba sus días cayó rendido ante el amor y los cuidados que sus rescatistas le estaban ofreciendo.

Se trataba de un perro grande de avanzada edad pero con muchas ganas de vivir, tenía algunas lesiones e infecciones que ameritaban de atención especial, fue necesario trasladarlo a una clínica veterinaria donde pasó internado dos semanas hasta su completa recuperación.

Durante este tiempo no tuvo contacto con ningún otro perrito, solo personal autorizado velaban por su bienestar. No fue fácil pero lograron salvarlo, cuando estuvo completamente sano pudo compartir con otros peludos y rápidamente hizo amigos.

Sus rescatistas comentan que unos días más en las condiciones en la que lo encontraron y el perrito no hubiera sobrevivido. Afortunadamente, los vecinos actuaron y evitaron un trágico final.

Está esperando por una nueva familia.

Hoy día Kross, sigue en el refugio donde recibe entrenamiento y ejercicios para mejorar sus habilidades. Solo es cuestión de tiempo para que conquiste el corazón de una familia que lo ame para siempre.

Deseamos pronto pueda encontrar a sus personas favoritas y pase el resto de su vida siendo feliz. Son muchos los perritos que están esperando una nueva oportunidad. No dudes en alzar la voz si sabes o sospechas de algún caso de maltrato animal. ¡Salvar una vida esa en tus manos!

Si no puedes adoptar dona al refugio más cercano de tu comunidad, o anímate a participar como voluntario. Siempre hay maneras de ayudar a quienes tanto nos necesitan. ¡Comparte!