Perrito pensó que iba de paseo familiar, pero lo dejaron dentro del auto mientras se divertían

No vivimos en un mundo perfecto, todavía encontramos en la cotidianidad actos que nos dejan perplejos, colmados de indignación y tristeza, pero si para algo nos sirve ver estas manifestaciones de irresponsabilidad es para aprender de los errores de otros y no incurrir en las mismas faltas. También nos sirve para ver que en medio del caos hay quienes tienen un corazón grande para ayudar a aquellos que lo necesiten.

En el estacionamiento del Santuario de Vida Marina de Scarborough, Reino Unido, una familia dejó a su perrito durante tres horas adentro de un abrasador vehículo mientras ellos se disponían a visitar el santuario mencionado.

El perrito estaba muy emocionado por visitar el acuario

El pobre perrito fue encontrado por trabajadores del santuario, quienes inmediatamente se dispusieron a anunciar a través del sistema de parlantes de las instalaciones el suceso, esperando que la familia respondiera al anuncio y se acercara al automóvil.

Mientras esto ocurría, una curadora del santuario llamada Lyndsey Crawford-Darwell se dispuso a rociar un poco de agua al animal a través de una pequeña abertura de la ventana trasera, que al parecer había sido la gran solución que encontró la familia para inconscientemente dejar a la pobre criatura durante tres horas encerrado.


En vista de que no había respuesta de los responsables del perrito, los trabajadores del santuario se dispusieron a llamar a la policía para que se encargara de rescatar al pobre animal. Pero justo cuando la policía se disponía a romper el vidrio del vehículo, la familia responsable del incidente llegó al lugar.

«Si el perrito estuviera en peor estado, yo misma habría destrozado la ventana y llevado a un juicio. Me hizo sentir extremadamente enojada», dijo la curadora.

La organización inglesa llamada la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad a los Animales asegura que los perritos no pueden ser dejados en vehículos calurosos ni siquiera abriendo ligeramente una ventana.

«Tengo un perrito de 14 años llamado Selkie y nunca haría algo así. Los perritos tienen 10 grados más de calor corporal que nosotros. Es como estar sentado en un auto caliente dentro de un saco de dormir, cualquiera se sentiría enfermo», añadió la curadora al ser entrevistada.

El calor era insoportable fuera del acuario

Por esta y otras importantes razones ningún perrito, ni cualquier otro animal, puede ser encerrado en vehículos calientes, y si alguien llega a ver a un animal en una situación de este tipo, el Santuario de vida marina de Scarborough y la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad a los Animales les insta a reportar este acto a las autoridades.

Todos disfrutaban de una tarde mágica, a excepción del perrito

«Tener un perrito significa que tienes el deber de ser responsable», concluye la curadora.

Todos los animales merecen ser felices

En efecto la responsabilidad es lo primero que cualquiera debe tener en mente a la hora de aceptar hacerse cargo de un animal, que es un ser vivo que requiere respeto y atención.

Comparte esta historia con tus amigos y familiares, todos debemos unirnos para erradicar acciones tan malas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!