Perrito perdido se reencuentra con su pequeño humano que jamás dejó de preguntar por él

La amistad entre un animal y un niño es inquebrantable. Sin importar cuánto tiempo pase o las experiencias que tengan que vivir, siempre se amarán incondicionalmente, hasta que el destino vuelva a reunirlos en el más cálido de los abrazos.

Se conocieron desde pequeños

Esto fue lo que sucedió a un hermoso niño brasileño, llamado Elías Neto, de apenas cinco años de edad, quien se resistía a aceptar la pérdida de su mejor amigo perruno, aunque ya había transcurrido más de un año desde su desaparición.

Eduardo Barros es el papá humano de Ikki, el perrito mezcla de dálmata que amaba salir de paseo durante las noches en su barrio Mocambinho, en la Zona Norte de Teresina; hasta que una vez no volvió más. En ese entonces él ya tenía dos años y había crecido con su mejor amigo humano, Elías.

Siempre se han amado

“Lo dejábamos dar paseos solo en las siguientes cuadras, pero el día del padre del año pasado se fue más lejos y nunca regresó”, dijo Eduardo.

La familia de Ikki, casi no tenía esperanzas de reencontrarse con él, después de que desapareciera sin dejar rastro el 9 de agosto del 2019. Pero, tras más de un largo año, el pasado 17 de agosto, finalmente una luz de esperanza apareció en sus vidas, especialmente para Elías.

“Mi hijo siempre me decía que extrañaba a Ikki. La gente ocasionalmente lo buscaba por el vecindario, algunas personas decían que veían a un perro similar, pero nunca tomaron una foto. No pensé que lo encontraría”, afirmó el hombre.

Afortunadamente, una persona vio a Ikki en la calle y tomó algunas fotografías, compartiendo la imagen con grupos de protección de animales. La foto llegó a Eduardo y se percató de que el perrito estaba a unos 3 kilómetros de su casa.

“Hablé con mi hermano y en ese momento fuimos a buscarlo. Va a vivir nuevamente en la casa de mi madre. Todos los días dejo a mi hijo allí, por eso tenemos contacto diario”, señala Eduardo.

Cuando Ikki estuvo nuevamente en casa, entró y se acostó en la terraza, como si nunca hubiera estado lejos de su familia, la cual lo recibió con cientos de mimos y juntos dejarán todo el pasado atrás.

Lo más importante, es que Ikki ahora se encuentra bajo la seguridad de su hogar y con la amistad del pequeño Elías, que nunca perdió la fe de volverlo a ver y poder abrazarlo una vez más. ¡Enhorabuena por este par de hermosos pequeños!

Fue un momento inolvidable

No te vayas sin compartir esta emotiva historia con todos tus amigos y recuerda nunca perder la esperanza de volverte a reunir con tus seres queridos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!