Perrito de refugio tiene su propia piscina pero aún prefiere bañarse en un su pequeño balde

Centaur es un hermoso perrito que desde el primer momento en que llegó a las instalaciones del centro de rescate Austin Animal Center, demostró cierta fascinación por los baldes de agua. Dentro de las instalaciones del refugio el personal se esfuerza por tener todo impecable, especialmente los patios de juegos donde los peluditos son tan felices.

En este espacio siempre hay baldes de agua listos para la limpieza, pero para nuestro travieso protagonista las cubetas cumplen otra función, para Centaur son un algo mágico que solo quiere para él, ama bañarse dentro del balde pese a que solo puede meter sus adorables patitas. Este hermoso perrito llegó al refugio como un perro callejero el día de San Patricio, y desde entonces no ha parado de conquistar a todos con sus travesuras.

Perrito de refugio tiene su propia piscina pero prefiere bañarse en un pequeño balde

perrito

Kelsey Cler, gerente del programa de marketing y comunicación en Austin Animal Center, comentó al respecto:

“Centaur es un tonto total. Es inteligente y tiene mucha energía, por lo que está empezando a tener problemas en el refugio cuanto más tiempo está aquí. Le encanta jugar a buscar y una vez que saca su energía, es un gran osito”.

Desde el primer momento en que esta adorable bola de pelos descubrió el balde, cada vez que sale al patio solo quería estar dentro del mismo.  Cuando Centaur descubrió por primera vez el balde de agua fue a principios de mayo, cuando Texas estaba atravesando una cola de calor. El perrito con toda la intención de refrescarse descubrió el balde de agua y desde entonces se convirtió en su lugar favorito.

“Creo que solo quería refrescarse las patas en el agua”, dijo Cler.

Esta hermosa bola de pelos tiene 4 años, su historia se dio a conocer luego que el refugio publicara algunas fotos de él a través de las redes sociales, los internautas conmovidos por la reacción del perrito comenzaron una campaña para comprarle su propia piscina, de esta manera, tendría mucho más espacio para jugar en el agua. En tiempo récord lograron conseguirle una piscina, pero la reacción de Centaur no fue la todos esperaban.

Centaur seguía usando el pequeño balde pese a tener una piscina en forma de hueso solo para él.  Austin Animal Center comentó:

“Cuando publicamos a Centaur hace unas semanas, algunos de ustedes sugirieron  razonablemente que le consiguiéramos una piscina. Bueno, resulta que Centaur es un bicho raro certificado. ¡Ven a buscar un perro con personalidad!”

A este esponjoso peludito le llevó un poco de tiempo adaptarse a la nueva piscina, pero finalmente le dio una nueva oportunidad, eso sí, sin dejar de usar su pequeño balde. Centaur ha buscado la manera perfecta de dividir su tiempo entre el balde y la piscina.

“Ahora le encanta la piscina. Le gusta especialmente sacudirse en busca de golosinas y por supuesto, revolcarse en la tierra una vez que sale. Pero todavía le gusta ir al balde incluso con una piscina disponible”.

Este perrito ha demostrado ser muy curioso con gustos bastantes peculiares. A pesar de ser tan adorable, a un no encuentra una familia que lo amé por siempre. El personal del refugio mantiene la esperanza que dentro de poco será el miembro consentido de un hogar.

“Está buscando una familia activa que lo lleve a vivir aventuras. Puede que sea demasiado para los niños pequeños solo por su nivel de energía y su vitalidad. ¡Quien lo adopte se quedará con el niño más tonto”.

Ojalá que esta adorable bola de pelos logre ser adoptada y pase el resto de su vida siendo la bola de pelos más amada y consentida.