Perrito protesta dramáticamente cuando se acaba el paseo y debe regresar a casa

Todos sabemos que para los perritos sus caminatas forman parte de un ritual donde ellos y sus padres humanos aprovechan para fortalecer los vínculos fuera de casa. Sin embargo, algunos peluditos prefieren llevar al extremo del drama cada vez que les toca regresar a casa, porque como todo paseo el final es inevitable. Nuestro adorable protagonista es Ryder, un dulce perrito que protesta de una forma muy particular cada vez que su paseo se acaba.

Ryder es una mezcla de Lab y Basset Hound.

Su cosa favorita en el mundo es salir a pasear con su padre, el peludito sería feliz si los paseos duraran para siempre. Pero como no es así le ha puesto un toque dramático para hacer saber su descontento porque el paseo ha llegado a su fin.

Sean Tornetta es el padre de Ryder, comenta que su perrito comienza a frenarse en el momento que se cuenta que están volviendo a casa.

Un perrito muy dulce con una astuta forma de llamar la atención.

El perrito los mira tiernamente y comienza a protestar de una extraña manera como si supiera perfectamente lo que está haciendo. Sean comenta que Ryder lo mira como pensando:

¡Aburrido! He estado aquí y olfateé todos estos olores antes”.

Como si fuera parte de su rutina el perrito comenzó a frenarse en cada paseo, Tornetta señala que la primera vez tuvo que alzarlo y cargarlo como a un bebé, ignoraba que sin darse cuenta había caído en el juego del astuto perro. A pesar que Tornetta le hace su llamado de atención, Ryder cada vez se vuelve más dramático, pareciera que practicara sus escenas en casa y la calle fuera el escenario perfecto para lucir sus dotes de actuación.

Con expresión dramática y acostado en el suelo hace un tierno berrinche canino.

Tornetta sabe que su adorable perrito finge que está agotado y comienza su extraña protesta porque siempre lo hace una cuadra antes de llegar a casa. Su dueño señala que Ryder está en buena forma porque disfruta correr en el parque para perros, así que saben que se trata de una actuación de su perrito.

La actuación del astuto perro pasa a un segundo plano cuando lo delata su amor por las golosinas.

Su dueño descubrió que si hace sonar sus bolsillos con golosinas el perrito se levanta rápidamente y finge que nada hubiera pasado, solo para obtener su dulce recompensa.

Ahora le ofrecen golosinas pero se aseguran de llegar a casa antes de dársela. Ryder sin duda, es un perrito que sabe cómo llamar la atención y entre una protesta hilarante y su amor por los dulces, es por mucho un tierno perrito que ha cautivado muchos corazones.

Comparte la nota para que más personas puedan disfrutar de la dulce protesta de un tierno y dramático perrito.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!