Perrito que estuvo encadenado durante 8 años no puede creer que tiene su propia cama

Un perrito ha logrado disfrutar de una nueva oportunidad de vida gracias a que fue rescatado de un patio trasero. Lamentablemente, que los perritos tengan un dueño no garantiza que tengan un hogar donde reciban todo el amor que merecen.

La realidad es que hay muchos peluditos sufriendo tratos injustos aun estando bajo el cuidado de sus dueños, personas que lejos están de comprender que un perrito es un ser que vino al mundo para ser amado, respetado y ser tratado como un miembro de la familia.

Perrito no puede dejar de saltar al descubrir que tiene su propia cama.

perrito

Stevie es nuestro hermoso protagonista, fue rescatado de un patio trasero en Carolina del Sur, junto con otro perrito llamado Wonder, al momento de su rescate, estaban notablemente desasistidos, es posible que hayan pasado los últimos años de vida encadenados sin recibir un gesto de amor.

Ambos peluditos fueron acogidos por la SPCA del condado de Lancaster, que trabaja en colaboración con otros grupos de rescate.

El caso de Stevie llamó mucho más la atención de sus rescatistas, tenía no solo heridas físicas sino emocionales que lo habían convertido en un perrito introvertido.

Diamonds in the Ruff en Nueva York se enteró del caso de Stevie y rápidamente se pusieron en contacto con la SPCA, querían convertirlo en un miembro de su familia de rescate.

El estado de salud del perrito era bastante delicado, cuando estuvo bajo el cuidado de Diamonds in the Ruff, sus rescatistas atendieron su caso como una prioridad. Stevie estaba ciego, también estaba lidiando con pulgas, gusanos y afecciones en su piel.

Al realizarle un examen más profundo, notaron que tenían una mazorca de maíz atrapada en sus intestinos, por lo que tuvo que ser sometido de urgencia a una cirugía.

Por fortuna, estaba en buenas manos, personas que con mucha paciencia e infinito amor lo acompañaron durante todo su proceso de recuperación.

Increíblemente, mientras Stevie enfrentaba todos sus problemas médicos, el grupo de rescate ya tenía una familia adoptiva para el peludito, quienes pacientemente esperaron que se recuperara por completo y se adaptar a su nueva vida.

Nunca había sido un perrito de interior y tenía muchas cosas por aprender.

La madre adoptiva del perrito, Erin Boyd comentó al respecto:

“Durmió la mayor parte del camino a casa, pero comenzaba a gruñir y ladrar de vez en cuando en su perrera.

Sabíamos que solo se estaba protegiendo a sí mismo. Cuando llegamos a casa, metimos la caja dentro y no salía.

Tuvimos mucho cuidado, sabiendo que él no podía ver y nosotros aún no lo conocíamos”.

Con el paso del tiempo, Stevie fue saliendo poco a poco de su caparazón, no solo sus heridas físicas estaban sanando, sus heridas emocionales parecían ser cosa del pasado, reveló su tierna y juguetona personalidad conquistando el corazón aún más de su nueva familia.

Cuando esta hermosa bola de pelos se sintió en confianza, comenzó a descubrir cada lugar de la casa, pero lo que más llamó su atención, fue tener su propia cama por primera vez.

La familia sabía que el perrito probablemente nunca antes había tenido una cama suave para dormir, así que se aseguraron de darle una cama, una manta y todo el amor del mundo para hacerlo realmente feliz. Tan pronto como el perrito sintió la comodidad de la cama, comenzó a saltar de alegría.

Desde entonces, cada vez que va a tomar una siesta o simplemente recostarse un rato, este hermoso perrito realiza su propia rutina de saltos.

Finalmente tiene algo propio que lo hace sentir cómodo, por lo que no duda en demostrarle a todos lo feliz que esta.

“Es tan inteligente, aprendió muy rápido a navegar por la casa. Puede encontrar el camino desde el patio trasero, a través del garaje y subir los tres escalones de la casa.

Sabe esperar un regalo en la cocina cuando entra, y sabe saltar sobre mi cama.

¡Duerme mucho, pero le encanta acurrucarse, salir a caminar, masticar juguetes chirriantes y dar besos!”

Este hermoso perrito ha pasado por muchas cosas, pero finalmente está disfrutando ser ese perrito amado y consentido de una familia.

No hay mejor amigo que un peludito. Esos ángeles terrenales que llegan para demostrarnos el verdadero amor sin importarles sus heridas del pasado. Deseamos larga vida y mucho amor para Stevie.