Su perro no paraba de olfatear su pierna y su insistencia terminó salvándole la vida

Si se escribieran las historias de los animales que han ayudado a las personas, o les han salvado la vida, no cabrían en el mundo los libros que se harían. Uno de esos casos es el de un perrito en Inglaterra que previno a tiempo a su dueña sobre una terrible enfermedad.

Danielle King es una mujer de 34 años que vive en Essex, Inglaterra con Dave, su consentido Bull Terrier.

La mujer y su perrito eran muy unidos, casi siempre Dave estaba pegadito de Danielle jugando con ella y haciéndole cariñitos.

El leal perro le salvó la vida

Pero durante unos siete meses el perrito se quedaba mirando la pierna de su dueña, y no dejaba de olfatearla, incluso lloriqueaba hasta que ella se dio cuenta de que algo extraño estaba ocurriendo.

Meses antes se había percatado de que precisamente la pierna le estaba provocando un ligero dolor.

La zona del cuerpo que le preocupaba tanto a Dave se le estaba inflamando, así que no lo dejó pasar y fue a hacerse una evaluación médica.

“No me dejaba y cada vez que me sentaba en el sofá para abrazarme con él, simplemente comenzaba a oler mi muslo y a quejarse.

Cuando mi muslo comenzó a hincharse, pensé que tal vez Dave estaba advirtiendo algo, así que decidí ir a visitar a mi médico de cabecera”, dijo la mujer.

El médico le indicó que se hiciera exámenes de emergencia, pero con los días la situación empeoraba cada vez más.

Estando en el hospital, los médicos le dieron los resultados de los estudios realizados, tenía un tumor de tamaño considerable justamente en la pierna que su mascota tanto olfateaba.

Danielle tuvo que someterse a una intervención quirúrgica muy compleja que duró casi nueve horas, el tumor fue extirpado, y logró librarse del cáncer.

En todo momento la mujer reconoció que de no haber sido por su fiel amigo Dave, tal vez su historia hubiese tenido un final distinto, y nefasto para ella.

Le debo mi vida a Dave. Siempre le diré que me salvó la vida porque si lo hubiera dejado unas semanas más, quién sabe lo que podría haber sucedido”, aseguró Danielle.

A partir de ahora le presta más atención a las señales que le da su mascota, y en cuanto a su salud está alerta realizando las evaluaciones periódicas para asegurarse de que todo marcha bien.

“Fue genial finalmente tener todo solucionado en diciembre, pero siempre estoy alerta a cualquier cambio.

Estoy decidida a crear conciencia y compartir mi historia con la mayor cantidad de personas posible. Mis perros sabían que algo estaba pasando y actué como si todo estuviera bien”, dijo Danielle.

Para estar más segura y tranquila, Danielle está haciendo todo lo posible para recaudar los fondos suficientes que le permitan realizarse las pruebas genéticas para mantener a raya la enfermedad, para ello ha creado una cuenta en GoFundMe.

¡Los mejores augurios para la valiente mujer, y la admiración para su gran amigo Dave! La lealtad y protección que nos puede ofrecer un perro no tiene límites. No te vayas sin compartir esta emotiva historia de amor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!