Perritos intentan consolarse y sobrevivir después de quedarse desamparados

Para los verdaderos amantes de los animales no hay nada más desgarrador que ver a perritos sufriendo, aún más si ese dolor es provocado por la insensatez de algunas personas que en vez de buscar soluciones, solo aumentan el problema.

Lamentablemente, son muchos los casos de perritos abandonados por sufrir un severo caso de sarna, lejos de ofrecerles un tratamiento y velar por su bienestar, hay quienes deciden abandonarlos y dejarlos a la intemperie.

Perritos se consuelan mutuamente mientras ruegan por una nueva oportunidad.

perritos

Este es el caso de tres perritos que fueron abandonados porque estaban enfermos. Su propietario prefirió desecharlos como si se trataran de viejos objetos, que llevarlos al veterinario o pedir ayuda para intentar encontrar una solución a la delicada situación que enfrentaban los peluditos.

Los perritos fueron desechados en un canal agrario sin salida, estaban tan vulnerables que difícilmente lograrían sobrevivir por sus propios medios, no tenían fuerza ni quiera para caminar.

Lo único que tenían era que se consolaban mutuamente y con sus tiernas caricias intentaban apaciguar el dolor y la desilusión que los inundaba.

Cuando se creía que todo estaba perdido, un alma bondadosa se enteró de la situación que estaban viviendo los perritos y decidió acercarse para intentar ayudarlos.

Si bien la persona no contaba con los suficientes recursos económicos, les dio agua y comida, en medio de sus posibilidades, sus acciones hicieron una gran diferencia para cambiar el destino de los perritos.

La persona no podía llevarlos al veterinario por lo que llamó a un grupo de rescate animal para que le brindaran toda la ayuda que necesitaban.

Los rescatistas no tardaron en llegar al lugar topándose con una de las escenas más desgarradoras que les ha tocado enfrentar. Los perritos estaban muy enfermos y tristes, necesitan ser atendidos urgentemente.

Dos de los perritos estaban a un costado del canal, uno de ellos estaba muy débil acostado en el piso, mientras el otro se acurrucaba tiernamente a su lado, y con su cabecita le daba suave caricias como para consolarlo, al ver a los rescatistas, alzó la mirada como suplicándoles que salvaran a su hermano.

Increíblemente, la perrita parecía estar luchando por salvar a sus hermanos, llevó a los rescatistas hacia donde estaba su otro hermanito, se acurrucó junto a él y con patitas lo alentaba a levantarse. Lamentablemente, habían llegado demasiado tarde para salvar al tercer peludito.

Los otros dos perritos fueron trasladados a un centro clínico veterinario, ahí recibieron toda la atención que necesitaban, tras revisarlos detenidamente, el veterinario indicó que sufrían de sarna demodex, una enfermedad producida por una proliferación de un parásito cutáneo llamado Demodex canis.

Este parásito se encuentra en la piel de los perros, las lesiones se presentan con descamación, pérdida de pelo, y enrojecimiento del área que se acompaña con picor.

El veterinario que atendió a los perritos destacó su consternación por el abandono de los hermanitos, es una enfermedad tratable y ningún animalito debería ser desechado como basura.

Aunque no se cuente con los recursos económicos para atenderlos buscar ayuda siempre será una opción, pero abandonarlos jamás.

Por suerte, ahora estaban en buenas manos y tras un largo proceso de recuperación los dos perritos lograron salir adelante, pasaron un tiempo en un hogar de acogida donde velaron por su bienestar y se aseguraron que estuvieran completamente sanos y fuertes.

Después de varios meses de tratamiento los perritos habían sanado por completo así que fueron dados en adopción.

Hoy día disfrutan de un nuevo hogar donde son los consentidos de la casa. Aunque un peludito cruzó el arcoíris antes de tiempo, dos vidas se salvaron y siguen prosperando a pasos  agigantados.

 Infinitas gracias a quienes hicieron esto realidad y a quienes sin esperar nada a cambio apuestan por construir un mundo libre del maltrato animal.