Perrito angustiado aparece donde su veterinario para pedirle ayuda

Cuando un perrito se encuentra perdido, como es entendible, se siente desesperado y temeroso al no encontrar la forma de volver a reunirse con sus familiares.

Sin embargo, pocas cosas son imposibles para un peludito determinado e inteligente, como el de esta historia.

Un perrito perdido sorprendió a todos con su gran inteligencia y memoria

perrito

Aunque casi siempre vemos a los peluditos sonrientes y agitados, saltando de un lado a otro, lo cierto es que se toman las cosas que suceden a su alrededor muy en serio.

Son capaces de entender todo lo que les rodea, e incluso almacenan recuerdos de sus vivencias, con mayor capacidad que un distraído humano.

Perro

Esto fue lo que demostró un hermoso peludito color negro, en Tailandia. El canino terminó perdido en las calles cuando se alejó brevemente de sus papás y no pudo encontrarlos nuevamente.

Afortunadamente para el pequeño, jamás olvidó el camino para llegar a la Clínica Veterinaria Putahracsa.

Y es que, el peludito podía recordar a la perfección, como si apenas hubiese sido ayer, el establecimiento en el que era atendido por el veterinario Saengduen, desde que solo tenía un mes de edad.

No había olvidado la clínica veterinaria donde lo cuidan desde pequeño

El peludo llegó a la veterinaria y se colocó frente a la puerta de cristal del lugar, con la esperanza de que lo vieran cuanto antes y pudieran auxiliarlo.

No dudó ni un minuto encontrarse en el sitio adecuado.

Dentro de la veterinaria se encontraba una familia junto a su perrito. También habían llevado a su mascota ahí para que la revisaran y se aseguraban de que tuviera buena salud.

El peludito negro esperó pacientemente a que salieran para pedir su turno de atención, mientras tanto jugaba y olfateaba afuera.

El perrito actuó educadamente en todo momento para pedir ayuda

¡Claro que el pequeño estaba desesperado por encontrar a sus humanos! Pero no dejó que eso lo afectara y sus buenos modales desaparecieran.

Después de que la familia salió, con la caja de su mascota entre sus brazos, él volvió a colocarse frente a la puerta para que los empleados pudieran percatarse de su presencia.

Su lindura y actitud amorosa le hizo ser visto de inmediato por las dos mujeres empleadas de la veterinaria.

Al principio, ellas pensaron que su visita era simple casualidad y que no necesitaba nada más que saludar.

Pero el peludito no estaba dispuesto a rendirse; sabía que era posiblemente su única oportunidad de volver a casa y no la desaprovechó.

Miró fijamente a cada una de las trabajadoras de la veterinaria, hasta que ellas se percataron de que quería hacerles saber algo.

Fue entonces que, finalmente, las empleadas de la veterinaria abrieron las puertas al perrito.

Lo saludaron cariñosamente y él incluso hizo un nuevo amigo, otro peludito que se encontraba dentro del establecimiento y no pudo evitar acercársele para saber qué sucedía.

Al tenerlo de cerca, lo identificaron fácilmente y pudieron contactar con su familia para que fuera a recogerlo a la veterinaria.

¡Se trataba de Khiew Ngern! El perrito esperó pacientemente, hasta que vio entrar a su amada humana, Sunee Bunwara, por la entrada y corrió para abrazarla.

Parecían no ser suficientes los besos y mimos que propinaba desesperadamente el perrito a su mamá.

Evidentemente, ella también había estado muy preocupada por él y la felicidad de tenerlo otra vez entre sus brazos era enorme.

Fue así como esta historia tuvo un final feliz, gracias a la inteligencia del perrito.

“El dueño está feliz. El perro está feliz”, señaló el veterinario Saengduen.

¡Tiene una excelente memoria!

Es indudable que los perritos son seres especialmente inteligentes que nos regalan su amor y entrega incondicional.

Siempre hay que valorar y cuidar de los perritos apropiadamente, para corresponder a toda su amistad y amor incondicionales.