Perro infinitamente fiel ha esperado durante 10 años a su dueño fallecido afuera de un hospital

Un fiel escudero de su padre humano lleva más de 10 años conmoviendo a todos en el recinto de un hospital, en el cual espera el imposible reencuentro de su dueño ya fallecido.

Su nombre es Negão, Negro en español, el perrito más leal que muchos han visto en el Hospital Nossa Senhora de Lourdes, en el Centro de Nova Lima, en la Región Metropolitana de Belo Horizonte, en Brasil.

Este perrito de mirada perdida y canitas sabias llegó un día al centro médico para acompañar a su responsable humano que murió poco después.

Pese a todos los años que han transcurrido, Negão se niega a abandonar el lugar y los trabajadores del hospital lo han adoptado de manera indirecta, pues su fidelidad los ha enternecido muchísimo.

El espera pacientemente por un reencuentro que no llegará.

La trabajadora social del centro de salud, María Dilma Rosa, relató parte de su historia y cómo es que Negão enamoró primero al empleado del cafetín para después saberse amigo querido de todos.

«Su dueño vino aquí hace unos 10 años y murió, y desde entonces, el perro se ha quedado con nosotros», dice.

Negão es el amigo de todos en el hospital.

Pero no sólo los trabajadores están complacidos con la presencia del perrito en el lugar, él también acompaña y anima a la familia de los pacientes. Así lo atestiguó Karen Nunes, quien acompaña a su hermano que se somete a hemodiálisis en el hospital:

“Todos los días que llego aquí, viene y sonríe”, dijo.

Sin duda este perrito anciano es el fiel reflejo de su raza. Para nadie es un secreto la lealtad que guarda el corazón de la criatura que no en balde es catalogada como “el mejor amigo del hombre”.

Allí está Negão durante un día normal en el hospital.

Algunos se preguntan si verdaderamente Negão aún guarda la esperanza del reencuentro con su dueño o sólo está allí por el cariño que ha recibido. Sin embargo, la respuesta pasa a un segundo plano para aquellos que lo han acogido como una parte importante en sus vidas.

«Es prácticamente parte de la familia, ¿no? A todos les cae bien, lo quieren. Todos sienten lo que le pasa», dijo el asistente de servicios generales Emanuel Silva. 

Como familia, los trabajadores no sólo se preocupan por alimentar al can sino que también se preocupan por su salud. Este fiel compañerito sufre de un problema en su hígado, por el cual debe ser medicado constantemente y seguir una dieta.

Ante tal panorama María Dilma informó que están recaudando fondos para él y le buscan un dueño definitivo. 

Cualquiera que desee colaborar con Negão puede ponerse en contacto con el hospital a través del correo: contato@fundacaohospitalar.com.br. De igual modo, si desean adoptarlo tendrás que comunicarte por el mismo medio para ser entrevistado y evaluado. En el hospital quieren que el perrito vaya al lugar indicado. 

La historia de Negão nos ha robado el corazón, por favor compártela y ayúdanos a encontrar pronto la ayuda y familia que tanto necesita.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!