Pitbull no puede creer que esté viendo a su madre después de su dura vida en las calles

En diciembre del año 2019, Kelly Shade estaba trabajando en su casa cuando uno de los obreros dejó la puerta abierta, y Gracie, su perrita salió huyendo del ruido de la construcción.

Enlaces patrocinados

Kelly pasó por uno de los peores momentos de su vida cuando al caer la noche su amada mascota no llegó a casa, estaba muy preocupada de que a su perrita le hubiese pasado algo.

Publicó volantes y ofreció recompensa. Gracie tenía microchip, pero ese dispositivo es más un identificador que un localizador.

«Teníamos la esperanza de que alguien la encontrara, la llevara al veterinario y escaneara el microchip. Recibimos muchas llamadas telefónicas, pero nunca resultó ser Gracie», agregó Kelly.

El tiempo pasaba y Kelly comenzó a perder la esperanza de volver a ver a su perrita.

Pero el milagro sucedió cuando casi un año después Katie Campbell, una rescatista que rastrea y rescata perros callejeros en Chicago, recibió una llamada de un amigo sobre una perrita que había estado visitando la casa de una mujer buscando comida.

Polly Ellison había estado alimentando a esta perrita dos veces al día, con la esperanza de ganarse su confianza, pero parecía que esta perrita no estaba dispuesta a aceptar ayuda.

Enlaces patrocinados

“Me contó un poco sobre los hábitos de la perrita. Puse una cámara de seguimiento con WiFi y luego una cámara de normal para documentar sus visitas», dijo Katie.

Katie notó que la perrita siempre aparecía los jueves, por lo que decidió colocar una trampa un día antes con la esperanza de atraparla.

«Pusimos la trampa con carne asada y salchichas, y nos fuimos», dijo Katie.

La perrita no pudo resistirse y solo le tomó 10 minutos entrar a la trampa.

Katie llevó a la perrita de regreso a su casa y le puso algo de comida y agua. Cuando abrió la puerta de la trampa, la perrita movió la cola y apoyó la cabeza en el hombro de Katie.

Enlaces patrocinados

Katie la escaneó en busca de un microchip y se quedó sin aliento cuando emitió un pitido. Una llamada a la compañía de microchips reveló que la perrita era Gracie.

Katie llamó a Kelly para darle la buena noticia, e inmediatamente comenzó a sollozar de alivio.

“Le aseguré que Gracie estaba a salvo y después de llorar juntas le envié un mensaje con la foto de Gracie y ella me envió su dirección y planeamos encontrarnos”, dijo Katie.

Debido a que Gracie estuvo en la calle durante tanto tiempo estaba cansada, pero cuando Gracie salió del auto de Katie y vio a su mamá después de un año todos los signos de agotamiento desaparecieron.

«Gracie se acercó a su madre y en el segundo en que olió a Kelly fue pura emoción. Ella comenzó a dar saltos y vueltas alrededor de Kelly. Fue maravilloso», agregó Katie.

Enlaces patrocinados

Para Kelly ver a su amada perrita de nuevo hizo que todo pareciera correcto en el mundo, aunque solo fuera por un momento.

«Era como una escena de una película. Siempre escuchas historias increíbles como esta, pero que me haya pasado a mí es un poco surrealista”, dijo Kelly.

No dejes de compartir esta emotiva historia, realmente la esperanza es lo último que se pierde. ¡Gracie finalmente está en casa!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!