Un sonriente pitbull se pierde de su familia y se cuela en una sesión de fotos para perros

Estar extraviado es algo terrible para cualquier cachorro, pues un animalito puede sentir mucho temor de lo desconocido, pero afortunadamente para este perrito no fue así.

Erin Einbender y Laura Berryman fueron voluntarias en Austin Pets Alive donde realizaban una sesión de fotos con algunos de los perros del refugio para así poder ayudarlos a ser adoptados. Aquel día, justo cuando estaban terminando la sesión, les informaron repentinamente acerca de un perro callejero que vagaba por el vecindario y decidieron ver si él quería convertirse en su próximo modelo.

Este era el cachorrito que estaba perdido cerca del lugar

Tras aquel llamado Erin y Laura se dirigieron correa en mano hacia el lugar para ver de quién se trataba, y efectivamente era un cachorro. Sin embargo, este no pertenecía al grupo de perros del refugio, pero esto no le importó al perro que se dirigió directamente a ellas trotando como si las conociera, increíblemente ansioso por hacer nuevos amigos.

Al parecer él tenía una familia, pero de alguna manera se había escapado

Debido a que el pobre cachorrito se mostraba perdido y parecía no ubicar a su familia, ellas decidieron llevarlo al estudio fotográfico donde no pudieron resistirse a hacerle una sesión de fotos al nuevo y guapo modelo.

Las voluntarias se animaron a tomarle algunas fotos viendo lo cariñoso que era el perrito

Al principio, el perro no tenía ningún interés en quedarse quieto para las fotos, pero una vez que sus nuevas amigas con su gran experiencia en tratar con modelos cachorros le ofrecieron algunos bocadillos, él se quedó sentado cómodamente y relajado. Gracias a su grandioso truco, ellas aprovecharon para atarle un pañuelo alrededor del cuello y el perrito no dudó en quedarse posando durante varios minutos, tiempo que fue suficiente para tomarle las fotos.

Y así comenzó la adorable sesión de fotos

Una vez que se dieron cuenta de que el cachorro había superado su momento de fama, las mujeres cargaron al perro en su automóvil y lo llevaron al Austin Animal Center para que pudieran escanearlo en busca de un microchip. El perrito sonrió todo el camino hacia el refugio, claramente disfrutando de su pequeña aventura con sus nuevas amigas.

A pesar de la diversión él necesitaba volver con su familia

Desafortunadamente, él no tenía microchip, por lo que después de dejarlo en el refugio las voluntarias publicaron información sobre él en algunas páginas de Internet de objetos perdidos y encontrados, con la esperanza de que su familia lo encontrara.

Así que las voluntarias se pusieron manos a la obra

Al día siguiente revisaron el registro en las páginas y descubrieron que su familia lo había recogido y que el cachorro se llamaba Zeus, aunque sus dueños nunca se enteraron de la increíble sesión de fotos que tuvo.

De aquella pequeña aventura quedaron los recuerdos enmarcados en las tiernas fotos

Erin Einbender

Las personas que lo encontraron se sienten muy contentas de haberlo rescatado y finalmente reunirlo con su familia. Para Erin este fue uno de los mejores días de su vida y ella está bastante segura de que para este afortunado cachorro también lo fue.

¡Sorpresas podemos conseguirlas en todos lados, solo debemos estar dispuestos a estar atentos! Comparte esta divertida historia con más personas para animarlos a ofrecer ayuda cuando alguien lo necesite.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!