Rompe a llorar tras descubrir lo que hacen con los perros policía retirados y decide intervenir

Los perros de servicio son amorosos animales que dedican su vida a hacer de este mundo un lugar mejor. Pasan por años de entrenamiento y de incansable trabajo para asistir a policías, bomberos, rescatistas o personas con algún tipo de limitación.

En China hay actualmente casi dos mil perros policías en servicio.

Lo que muchas personas no saben es que una vez que estos amorosos perritos llegan a sus años dorados, casi nunca cuentan con un retiro digno en el que puedan descansar. Esta triste realidad impactó a Bai Yan, un policía de China que pasó 13 años trabajando junto a decenas de perros de servicio.

Bai vive en la ciudad de Zhejiang, al este de China.

El principal trabajo de Bai era entrenar a los perros que formaban parte de su Departamento y fue así como descubrió que sentía un gran amor por ellos y comenzó a considerarlos partes de su familia. A medida que se acercaba la hora de que Bai se retirara se dio cuenta que la jubilación de los perritos con los que tanto había trabajado era algo sumamente injusto.

Según las estadísticas, los perros policía suelen tener vidas más cortas que el resto.

Cuando ya no se encontraban en capacidad para trabajar casi siempre eran puestos a dormir o simplemente los llevaban a una casa en donde no recibían todos los cuidados que tanto se merecían. Bai llevó a Sonny, un viejo compañero canino, al veterinario y éste le dijo que lo mejor sería ponerlo a dormir porque tenía cáncer de piel. Para Bai esto no era una opción.

“Ellos me acompañaron durante 10 años. Son mis compañeros, mi familia”.

En contra de lo que le recomendaron, comenzó a darle baños especiales a Sonny todos los días y de esta manera logró controlar los síntomas y ayudar al perro  que se sintiera mejor. Ahora sólo faltaba un lugar digno para su descanso. Bai se dispuso a construir una casa de retiro especial para los perros de servicio.

En total Bai gastó más de 150 mil dólares en la construcción del hogar. 

Trabajó durante meses para hacer el hogar en la región montañosa de Hangzhou. El terreno cuenta con múltiples senderos para que los lindos perritos puedan correr y hacer ejercicio ya que esto es una parte fundamental de su salud.

Cuando alguno de los perritos fallece, Bai los entierra en el hogar y siembra un árbol en su honor.

Shareably

Ahora, Bai pasa su retiro dedicado a cuidar a los queridos perros de servicio con los que trabajó. Todas las mañanas les prepara desayuno, les da medicinas y se dedica a jugar con ellos. Mientras comparte con Little Dragon explica lo importante que es que los perritos tengan a alguien con quien pasar sus días.

“Cuando él vuela sobre mi espalda se siente bien joven de nuevo”.

Celebramos el maravilloso amor de este policía por los perritos. No hay duda de que sabe agradecer el amor y la compañía que estos leales animales le dieron durante tantos años.

Te invitamos a compartir esta nota para apoyar a Bai y crear conciencia sobre la importancia de brindar amor a los perros de servicio retirados.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!