Policías rompen el cristal de un auto ante los ladridos de un perrito atrapado que pedía ayuda

¿Imaginas quedarte encerrado en un automóvil sin que nadie escuche tus súplicas de ayuda? Pues eso es lo que vivió un pobre perrito pero unos policías afortunadamente actuaron como sus ángeles.

El peludito fue dejado por su dueño dentro de un vehículo durante horas. Aunque la emergencia fue atendida por los oficiales, lo más lamentable es saber que la escena se repite cada vez con más frecuencia.

Los policías rompieron el cristal para salvar una vida indefensa

policías

Pese a las numerosas campañas y llamadas de atención que grupos animalistas y autoridades hacen a la población, existen muchos dueños negligentes que no piensan dos veces antes de dejar a sus mascotas dentro de automóviles.

Muchas criaturas han perdido la vida durante ese tiempo que para los dueños parece minúsculo, pues piensan que sus perritos pueden esperar tranquilos mientras ellos hacen sus compras. Pero resulta que no es así, nuestros peludos se aterran al vivir esta clase de experiencias.

Muchos perritos incluso pierden la vida de esta manera.

La asfixia es el principal riesgo que sufren los perritos al ser dejados en los vehículos, debido a la poca ventilación de aire y la situación se agudiza durante el verano.

Por eso, los policías de Clearwater, Florida, no dudaron en ir a socorrer a un perrito en apuros.

Un vecino reportó ladridos dentro de un automóvil, por lo que presumía que había un peludo atrapado allí dentro. El automotor estaba parqueado en un estacionamiento y a los uniformados les tomó unos minutos identificar con precisión dónde estaba el animalito.

Debieron ser horas de angustia para el pobre perrito.

Los policías quedaron consternados al liberar al can y darse cuenta de lo desesperado y estresado que estaba.

El perrito tomó agüita con desesperación, debido a lo sofocado que estaba por el calor que azotaba la ciudad en ese momento.

Al parecer los dueños de este amiguito habían salido a disfrutar de la playa y dejaron al pobre allí dentro con la ventanilla a medio a abrir y un poco del vital líquido. Pero esto es insuficiente para prevenir el sofocamiento de un animalito.

La policía debió actuar por la fuerza para rescatarlo.

Una vez en el lugar, los policías rompieron el cristal de la ventanilla, pues sabían lo peligroso que podría ser demorar más el rescate para la vida del perrito.

“Es seguro decir que la temperatura dentro del vehículo era de más de 39 grados, mientras el perro aún estaba dentro”, informó el Departamento de Policía.

Una vez liberado, no solo le dieron a beber sino que uno de los policías roció agua en el cuero del can para lograr bajar su temperatura. La pobre criatura estaba literalmente al borde del colapso. 

Aunque llevaron a cargo el rescate, los policías no podían quedarse con el peludo y por ello llamaron al County Animal Control de Pinellas. Ellos sabían perfectamente qué hacer y accedieron de inmediato a prestar apoyo en el caso, pues era imposible que tras ser liberado el can regresara al cuidado de sus negligentes dueños.

La acción de estos uniformados llegó de manera oportuna, igual que la llamada del ciudadano que decidió informar sobre la situación. Solo ese simple gesto ayudó a salvar la vida del perrito. 

Por su parte, se desconoce si las autoridades levantarán cargos penales contra los dueños del animalito. Aunque se sabe que en los Estados Unidos este tipo de negligencias es sancionada severamente por la ley. 

Aunque el futuro del perrito es ahora incierto, la buena noticia es que está vivo y seguramente en el refugio se encargarán de reubicarlo con una familia más responsable. Además, el peludo debe estar agradecido con los valientes hombres que lo ayudaron a salir de ese suplicio y le regalaron la oportunidad de volver a vivir.

Las buenas acciones siempre nos llenan de felicidad, por eso no dudes en ayudar a un animalito en problemas o llamar a las autoridades para liberarlo de cualquier peligro. ¡Ellos no merecen nuestro egoísmo!