Venden más de 15 mil mascarillas fabricadas con los restos de plástico que contaminan el mar

La creatividad ha venido en auxilio de nuestras necesidades debido al COVID-19, de allí que muchas personas elaboren con retazos de tela sus propias mascarillas.

Ahora bien, ha surgido la idea de utilizar el plástico que contamina las aguas de los océanos como materia prima para fabricar mascarillas, tal iniciativa la ha propuesto e impulsado la Asociación Profesional de Instructores de Buceo, de Estados Unidos.

Es una idea más que innovadora que ayudará a la naturaleza

Poco a poco buzos pertenecientes a la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI, por sus siglas en inglés), han logrado recolectar 574 kilogramos de objetos plásticos que flotaban en nuestros océanos y mares.

Este material ha servido como base para crear unas mascarillas reutilizables que se distribuyen con el apoyo de la empresa Rash’R, especializada en la fabricación de ropa ecológica. Cada barbijo viene con cinco filtros de carbón PM 2.5 y tienen un precio de 20,40 dólares que cubren su costo producción.

Es el mejor uso que se le puede dar al plástico

«Somos una organización de corazón y alma. Nos preocupamos por el océano y nuestra comunidad de submarinistas, por lo que queríamos poder poner nuestro granito de arena y decir que no nos estamos beneficiando de este momento difícil», dijo Lisa Nicklin, vicepresidenta de marketing del producto, a CNN.

Las mascarillas, a pesar de tener un precio no tan solidario como se quisiera, han resultado un éxito de ventas con más de 15.000 pedidos. Las hay con distintos diseños que incluyen estampados de ballenas, tiburones y mantarrayas. Hay también un modelo exclusivo para niños de entre 4 y 10 años de edad.

«Nunca esperábamos que tendríamos tanto éxito. Pero los consumidores sintieron que era algo que podían hacer por el océano y, al mismo tiempo, comprar una cosa que necesitan», dijo Nicklin.

Actualmente se desconoce la cantidad de desechos plásticos que hay en los mares del mundo pero es una abrumadora cantidad, se estiman unos 5 a 50 billones de residuos. Los objetos plásticos que llegan al medio marino tardan décadas o cientos de años en degradarse y causan graves daños a la fauna marina.

Los animales se enredan con los materiales plásticos (sogas, prendas de ropa) y confunden los fragmentos pequeños (bolsas, juguetes, envases) con comida, lo que les puede provocar intoxicación y acabar con sus vidas.

Los animales más afectados son las tortugas marinas, las focas, los delfines, las ballenas, aves marinas, los peces y los crustáceos. Es realmente un gran problema la contaminación de los océanos puesto que el hombre no ha hallado aún sustitutos biodegradables confiables de los productos plásticos.

La idea que han puesto en marcha los submarinistas de PADI es al menos un valioso esfuerzo por cuidar el medio ambiente, a la vez que ofrecen un producto que nos ayuda a contrarrestar el contagio del virus.

Nosotros mismos también podríamos aportar mucho al cuidado de la naturaleza, simplemente no tirando basura al mar.

¡Cuidemos la naturaleza!

Invita a tus conocidos a que, a partir de materiales que consigan en sus hogares, fabriquen guantes y otros implementos que podrían necesitar para protegerse del coronavirus. Recuérdales además que debemos cuidar nuestras playas y nunca arrojar desperdicios plásticos al mar. Comparte esta información.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!