Se hizo famoso por el accidentado entierro de su perico Chimuelo y ahora eclipsa con sus videos

Renato Barrera, el niño chileno de 13 años de edad que se dio a conocer tras protagonizar el famoso video en el que realiza la ceremonia de despedida de su querida mascota “Chimuelo”, ahora se consolida como una estrella en las redes sociales.

Como se recordará el pequeño Renato decidió filmar la ceremonia de sepultura de su mascota; aunque tenía las mejores intenciones, no todo salió como esperaba. Al final del accidentando pero emotivo y memorable sepelio, su periquito pudo descansar en paz.

El video que fue compartido en un grupo familiar se filtró a Facebook. Acaparó la atención de diversos medios de comunicación y se consagró como el primer viral de este 2019.

A Renato le apasionan los animales, por lo que decidió aprovechar la oportunidad de incursionar como Youtuber semanas después que el video que ha hecho reír y llorar a muchos se volviera viral.

Con tan solo seis videos subidos a YouTube, en su canal “Renato Barrera Peric” suma más de cien mil suscriptores.

En su primera presentación Renato muestra un poco más de su intimidad y presenta a los 26 animales que viven con él (que también son más que mascotas como hermanos), entre ellos tiene un erizo de tierra, dos ninfas, cuatro cacatúas, seis perros, un hurón, una tortuga, unos cuantos ratones y un caballo. Describe su personalidad de cada uno y cómo llegaron a su vida.

Todos tienen sus respectivos nombres y son cuidados con mucha dedicación por el niño. Renato cuenta que él y su familia suelen adoptar animales con bastante regularidad.

Luego, compartió otro video en el que revela detalles del viralizado funeral, llamado “Datos y curiosidades de Chimuelo y su entierro”, en el que habla de lo que ha significado la fallecida catita para su vida.

“Vi a un pajarito pequeño debajo de una jaula, era verde y no podía volar. Los demás le pegaban, así que decidí comprarlo porque me dio pena y sabía que iba a estar mejor conmigo”.

El nombre Chimuelo fue inspirado en la película ‘Cómo entrenar a tu dragón’, porque el personaje principal de este filme es un dragón que no puede volar, al igual que su periquito, que no podía hacerlo porque nació con una deformación genética y no le crecieron las alas.

“Le dio un ataque al corazón. La última noche dije: lo voy a llevar adentro para que estuviera calientito”, explicó.

Renato en una parte de su video cuenta la verdadera historia de su perrita Cleo, la responsable de interrumpir la ceremonia del entierro que preparaba a su querida mascota, al arrebatarle con la boca el cuerpo de Chimuelo.

Su hermano Santiago que estuvo a cargo de la cámara dijo que se había sentido nervioso porque la idea era que lo enterraran y no que se lo comiera la perrita.

«La adoptamos porque estaba en un patio muy pequeño, esta raza (weimaraner) de perros necesita mucho espacio, ahora puede correr y jugar con tranquilidad «, explicó Renato.

A Cleo la acompañan en la finca de San Javier, una población campestre a 300 kilómetros al sur de Santiago de Chile, Luna, Lani, Rodas, Pantufla (un fox terrier que tienen hace 15 años), y Logui, el canino más pequeño de la familia con apenas mes y medio de nacido.

Una pequeña fuente es el hábitat de una tortuga rescatada del abandono, “ya está bien, la desparasitamos, está limpia y feliz en este espacio que tiene».

A estos registros se sumó una especie de microdocumental en el que mostró cómo es vivir por 24 horas en el patio de su casa. A estos se suman otros tres que ha publicado hace poco donde habla sobre su rutina diaria, qué hacer si encuentras un ave en apuros y los cuidados básicos de un agapornis palillero.

SoyChile / YouTube

Tras el infortunado funeral de chimuelo, el joven chileno mostró un nuevo integrante llamado ‘Menta’, le he agarrado muchísimo cariño”. Como es lógico, afirma que quiere estudiar veterinaria.

Promover la tenencia responsable de mascotas es tarea de todos, no te quedes sin compartirlo.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!