Repartidor de correo no puede creer lo que hicieron estas intrusas para invadir su camión

En épocas festivas el servicio de encomiendas aumenta, muchas veces en una vivienda se tienen que bajar varios paquetes. Pero jamás se espera que a la camioneta de los envíos se suban los residentes, y menos aun cuando tienen cuernos y pelos; como le ocurrió a un conductor en Estados Unidos.

Siempre vive una nueva aventura

María Helen Slette, de 22 años, es hija de un chofer y repartidor de la empresa de transporte de paquetes United Parcel Service Inc. (UPS) de nombre Bruce Slette, y viven en Dakota del Norte.

En los días navideños el padre de María suele estar más ocupado que de costumbre, por la cantidad de regalos que debe entregar en esas fechas. La joven recibió unas fotos que su padre le envió de una inusual pero divertida experiencia que vivió en una de sus tantas entregas a domicilio; y no dudó en compartirlas en su cuenta de Twitter.

No podía creerlo

Todo comenzó cuando Bruce llegó a una casa para realizar la entrega, tuvo que bajar varias veces porque había varios empaques para esa familia. No encontró a los dueños, así que decidió ir colocando todo en el garaje.

«Estaba entregando varios paquetes a una casa y los propietarios no estaban en casa, así que los llevaba al garaje», dijo el afanoso padre.

Deambulando por los jardines de la vivienda estaban las mascotas del hogar, dos juguetonas cabras. El hombre siguió concentrado en su trabajo, iba y venía llevando cosas, mientras que las mascotas aprovecharon para ir acercándose.

«Hice tres viajes y cada vez que volví al camión, las cabras estaban un poco más cerca», comentó Bruce.

Las cornudas estuvieron un ratito en la puerta del vehículo, y sin pedir permiso entraron. Cuando Bruce terminó de bajar los paquetes, tuvo que persuadir dócilmente a las inquietas rumiantes a que bajaran para poder continuar con su ruta.

El momento era tan agradable y hermoso que le tomó muchas fotografías para compartirlo con su familia. No era la primera vez que enviaba fotos de animales a su hija.

«Mi padre ha sido conductor de UPS durante más de 30 años, por lo que nos ha enviado muchas fotos divertidas de animales. A través de los años, nos envió fotos de un caballo en miniatura, muchos perros, un gato sin pelo, vacas y ahora las cabras, por supuesto», dijo la risueña hija.

Cuando María Helen subió las divertidas fotos a las redes sociales, cientos de miles de usuarios respondieron alegres y complacidos. Muchos conductores comentaron sus propias experiencias con animales mientras realizaban su trabajo.

Es amigo de los animales

Las traviesas cabras le regalaron a Bruce, y a todos los que quienes vieron la publicación, un instante maravilloso. ¡Excelente regalo en navidad de las dos encantadoras peludas!

Comparte esta divertida historia con todos tus amigos y conocidos, para que valoremos y amemos cada día más a los animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!