Fue rescatado de manos de un dueño cruel pero para su hermano perruno fue demasiado tarde

Bruno y su hermano tuvieron el infortunio de caer en manos de un dueño extremadamente indiferente. Este hombre mantuvo a las mascotas hambrientas hasta que llegaron a un estado de delgadez extrema.

Cuando las mascotas solo eran un saquito de huesos, las entregó un refugio para que las sacrificaran.

Lejos de seguir los deseos de este hombre, en el refugio decidieron que era el momento de dar a estas mascotas la oportunidad que por tanto tiempo este sujeto inconsciente les negó.

Bruno se volvió sumamente irritable al perder a su compañero de toda la vida

Los pusieron de inmediato bajo la supervisión de un veterinario, para que obtuvieran la ayuda médica necesaria. Sin embargo, en su camino hacia el veterinario, el hermano de Bruno falleció, lo que dejó al pobre perrito inconsolable.

Después de eso, la luz dentro de Bruno se apagó por completo. Su comportamiento irritable y depresivo lo convirtió en una mascota problema, que podía tener serios inconvenientes para encontrar el hogar indicado.

Aunque estuvo en la lista para ser sometido a eutanasia, Bruno logró salir adelante

A las mascotas como Bruno no suele irles bien en los albergues. Algunos establecimientos de este tipo tienen la política de poner a dormir a animales que tienen mucho tiempo en esperas de un hogar o que presentan problemas de conducta que imposibilite su adopción.

Este era el destino que le esperaba a este perro, pero los trabajadores del refugio escondieron a Bruno en un establo para protegerlo de su triste destino. Compartieron su triste historia en las redes sociales y pronto la gente se conmovió ante esta historia llena de infortunio.

Este pobre perrito recibió la ayuda necesaria, pero su carácter complicó su adopción

Gracias a varias solicitudes, Bruno y algunos otros perros fueron eliminados de la lista de mascotas que serían puestas a dormir. La asociación Sidewalk Specials ayudó a Bruno y a los otros perros a hacerse chequeos regulares y ser aseados.

¡Pronto todos estaban en camino para encontrar sus hogares eternos! Después de años de trauma, Bruno se dio cuenta de que su vida estaba a punto de cambiar. ¡Finalmente se sintió seguro y se durmió en el auto!

En su nuevo hogar para siempre, Bruno se derritió al sentir el toque amoroso de su madre por primera vez. Ese perro irritable que había prevalecido en el refugio, fue doblegado por el amor genuino de una persona llena de buenas intenciones.

Bruno abrazó a su madre y a su nuevo hermano canino en un jardín soleado, por fortuna había dejado atrás una vida llena de oscuridad.

Bruno supo lo que era el afecto de una madre y esto era lo que su vida necesitaba para dar el cambio esperado

Si te cautivó esta conmovedora historia, no dejes de compartirla con tus amigos en las redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!