Rex, el perrito de 100 años al que todo el mundo le deja palitos en su tumba

Un perrito es un ser muy especial, ellos son considerados los mejores amigos del hombre porque siempre están ahí con un sentido de lealtad y protección único, especialmente para con sus seres queridos. Y esta historia nos trae un amable recordatorio de que el amor de un perrito va más alá de la vida.

Enlaces patrocinados

En el cementerio Green-Wood, en el sur de Brooklyn, aguardan los recuerdos de muchos famosos, entre ellos artistas, músicos, políticos y generales de la Guerra Civil. Pero hay un lugar muy especial que ha captado la atención de muchos visitantes quienes han dejado su ofrenda.

Se trata de Rex, una estatua de bronce de un perro acostado sobre una plataforma de piedra grabada con su nombre. Rex se ha encargado de vigilar la parcela de su dueño cerca de la esquina de las avenidas Sycamore y Greenbough por más de 100 años, y su recuerdo aún está vigente.

Según información local, se cree que Rex es el perro de John E. Stow, quien murió en 1884 considerado uno de los comerciantes de frutas con mayor práctica en la ciudad.

Durante años la gente ha dejado en las patas de este cachorro ofrendas como palos y ramas caídas.

Enlaces patrocinados

«Cuando se trata de Rex, obviamente resalta. La gente lo ve desde la carretera, es una especie de lugar destacado, justo al lado de la intersección de dos carreteras», dijo Stacy Locke, gerente de comunicaciones del Cementerio Green-Wood.

La visita al cementerio Green-Wood se ha convertido en un destino popular para aquellos que buscan estar a solos en un sitio abierto lejos de las multitudes.

Y no solo ha aumentado el número de visitantes, sino que también ha incrementado la colección de palos de Rex.

«Está justo debajo de un árbol y hay muchos palos. La gente coloca un palo sobre sus pequeñas patas. Un día alguien también dejó una foto de un perro, quizás era de su pequeña mascota que había muerto y querían que Rex cuidara de ella», agregó Stacy.

En este cementerio Rex no es el único animal homenajeado, hay otras mascotas que fueron enterradas con sus dueños antes de que la junta de fideicomisarios del cementerio prohibiera los entierros de animales en 1879.

Enlaces patrocinados

“Hay otra escultura de perro que tiene una historia misteriosa similar, pero está en un lugar menos visible, y a este cachorro normalmente le dejan juguetes», dijo Stacy.

Una nota en los archivos de Green-Wood del siglo XIX se refiere a la ubicación de una «estatua de bronce de un perro», pero si Rex está enterrado junto a su dueño sigue siendo un misterio.

A las personas les gusta creer que hay un peludo enterrado allí y bien podría ser cierto, pero no lo pueden confirmar.

De lo que sí podemos estar seguros es que la estatua de Rex es considerada como una demostración de que el amor de un peludo no tiene límites, y nosotros lo honramos compartiendo esta historia.

Enlaces patrocinados
¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!