Acusan a un turista por interferir en el entrenamiento de un perro policía solo para molestarlo

Los perros policías juegan un papel muy importante en nuestra sociedad. Entrenan sin descanso durante años para poder salvar vidas y ayudar en importantes investigaciones policiales.

Por desgracia, hay personas que no saben valorar todo el trabajo de estos perritos y están dispuestos a hacer cualquier cosa para entrometerse en su dura labor.

Eli trabaja en el Departamento de Policía de Troy en Michigan.

Eli es un pastor alemán que es la estrella de la unidad Canina en el Departamento Policial. Este hermoso perrito se encontraba junto a un oficial en una importante sesión de entrenamiento a las afueras de un hotel.

De pronto, ambos se ven interrumpidos porque un hombre comienza a gritarles desde una ventana del lugar.

“Se determinó que el inquilino del hotel que gritaba era un hombre de 40 años proveniente de Carolina del Norte.

Él vio que la policía está ocultando cosas a lo largo de un gran terreno y decide preguntarles qué está sucediendo.

El oficial, le explicó que se trataba de un perro policía y que estaban practicando las actividades de rastreo. Había ocultado diferentes objetos bajo el césped y al final se encontraba la pelota favorita de Eli como premio por su arduo trabajo.

La oficial Weingart es la entrenadora de Eli.

Este paso es sumamente importante para que estos dulces perritos se sientan motivados y comprendan que están haciendo un buen trabajo.

Después de todo no reciben un cheque sino que cuentan con el amor de sus entrenadores y la alegría de sus juguetes favoritos. Por desgracia, el turista que se estaba hospedando allí no valoró el trabajo del perrito.

Eli tiene seis años de edad y lleva toda su vida como policía.

La oficial se alejó durante unos segundos para dejar que el astuto pastor alemán realizara su trabajo. Cuando volvió se dio cuenta de que todo había salido de maravilla pero el pobre perrito no encontraba por ningún lado su pelota.

No estaba en el lugar donde la habían dejado. Parecía una broma inofensiva pero resultaba verdaderamente indignante para un trabajador oficial canino. Se merecía su recompensa.

“Recibió una citación por un delito menor: robo de propiedad de la policía”.

Los policías no estaban dispuestos a quedarse con los brazos cruzados. Comenzaron a investigar y recordaron al extraño turista que les había hablado desde la ventana.

Acudieron a su automóvil y desde la ventana confirmaron sus sospechas. Era increíble que alguien se tomara la molestia para realizar una maldad tan absurda a un perrito inocente. Ahora deberá responder ante la justicia.

“Localizamos su Ford Econoline Van Blanco en el estacionamiento. Allí se veía el juguete del oficial canino en uno de los portavasos”.

K9 Eli wants you to stop texting & driving. Listen to Eli please. #NationalDogDay

Publiée par Troy Police Department – Troy, Michigan sur Dimanche 26 août 2018

El auto fue remolcado y lo más importante es el que hermoso Eli pudo recibir la pelota que tanto se merecía.

Esperamos que se haga justicia y se ayude a crear conciencia sobre la importancia de no inmiscuirse en los entrenamientos de los perritos policías. Son seres muy valientes que trabajan arduamente para hacer su sociedad un lugar mejor.

¿Qué opinas de lo que hizo este hombre? Comparte esta nota para apoyar al hermoso perrito policía que tuvo que pasar por un mal rato.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!