Rompe en llanto al ver que su hijo con autismo por fin permite que alguien lo toque

Cada día se maneja más información sobre la cantidad de niños que sufren de autismo, una condición que afecta no solo al niño sino a los padres que desean que los días sean lo más normal posible para sus consentidos.

A pesar de toda la información que se pueda manejar,  solo el contacto con almas realmente puras hará que los niños con autismo se sientan más confiados. Por supuesto, que los perritos tienen un papel protagónico. Kai es un niño de 5 diagnosticado con autismo, en el último año el niño presentó problemas para relacionarse con otras personas.

Kai vivía en Japón con sus padres.

Su madre Shanna Nienhaus destaca que tras el autismo su pequeño Kai desencadenó una sobrecarga sensorial, y presentó una conducta menos tolerable ante la vista de aquellos que ignoraban su diagnóstico. Sin embargo, esto no evitó que su hijo sintiera un vínculo especial con los animales.

Los padres del niño estaban dispuestos a ayudarlo, tras varios meses de ahorrar lograron recaudar $15.000 para regresar a los Estados Unidos y ofrecerle a su hijo una opción que lo ayudara a entablar empatía con las demás personas.

Llegaron a Ohio, lugar donde queda la organización que ayudaría al niño.

La familia contactó 4 Paws Ability, una organización que adiestra perritos de servicios para niños con discapacidades. La organización estaba al tanto del diagnóstico de Kai, así que entrenaron a un perrito que pudiera ayudar a sobrellevar su condición.

La familia llevaba mucho tiempo esperando el momento, los padres de Kai estaban preocupados por el resultado de la nueva relación entre su pequeño hijo y el adorable perrito.

El perrito tiene por nombre Tornado.

Pero rápidamente se dieron cuenta que no tenían nada de qué preocuparse, el encuentro fue bastante emotivo entre el pequeño Kai y el adorable Tornado. La madre compartió una foto con Love What Matters con un emotivo mensaje.

«Esta imagen captura la cara de una madre que vio a su hijo, a quien no puede abrazar, lavar, vestir, acurrucarse y tocar libremente, recostarse en su nuevo perro de servicio por su propia voluntad, con un propósito. Esta es la cara de una madre que ha visto a su hijo experimentar innumerables interacciones sociales fallidas en el patio de recreo en un intento de tener un amigo … Y ahora está sentada detrás de su hijo mirando en silencio este momento, con el aire aspirado de sus pulmones, y nada que decir”.

El encuentro con Tornado fue la primera vez que sus padres lo vieron entablar una conexión social que no fuera con ellos. Kai voluntariamente se acercó al perrito para escuchar de cerca los latidos de corazón, algo que sin duda, alegró aún más a Shanna.

Desde el primer momento Kai y Tornado crearon un vínculo especial.

El perrito fue entrenado para que sacara lo mejor del niño, tan solo el primer encuentro estaba dando los resultados que los padres esperaron por tanto tiempo.

Finalmente la madre puede abrazar a su hijo gracias a su nuevo amigo canino.

La familia esta tan agradecida con la organización que al poco tiempo adoptaron a otro perrito, que aunque no culminó el entrenamiento, esto parece no importar ya que solo quieren ver feliz a su hijo al lado de lo que le permite ser, siendo estos los perritos.

Los perritos son pequeños ángeles que llegan a nuestra vida para hacerla mejor. Comparte esta nota en tus redes para que todos vean las maravillas que hacen perritos especiales con personas aún más especiales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!