Sabe que no debe hacerlo porque asusta a su madre y tras su regaño la abraza para pedir perdón

Nuestros amigos peludos siempre buscan cuidar y proteger a sus seres queridos, pero a veces sus ocurrencias ponen a correr a sus dueños.

Esto fue lo que le pasó al protagonista de esta historia, un hermoso cachorro que puso su vida en peligro y se ganó un fuerte regaño tras desobedecer a su dueña.

Después del incidente el travieso perrito estaba muy arrepentido. Tras la reprimenda pareciera que este cachorro aprendió la lección y no volverá a desobedecer a su madre.

“Sabes que de aquí no te tienes que salir. ¿A dónde te fuiste? Casi te atropella un carro allá afuera”, le dice su dueña.

Tener una mascota en casa es amar a un integrante más de la familia, y la preocupación por su bienestar forma parte del día a día. Afortunadamente la mayoría de los dueños hace todo lo necesario para que sus mascotas vivan felices, seguros y cómodos.

Este cachorro aguantó pacientemente el llamado de atención de su dueña, él sabía que ella estaba realmente preocupada por haberse escapado de la casa y correr a la calle.

Cuando ella llegó a la casa inmediatamente se dio cuenta que su amada mascota no estaba y se angustió mucho por su seguridad.

Rápidamente llamó a sus amigos y familiares para que la ayudaran a buscar a su amigo peludo, quien es la luz de sus ojos y si algo le pasaba ella no sabía si lo podía superar.

Después de largas y terribles horas la joven y sus amigos encontraron al cachorro deambulando por los alrededores de su localidad donde presuntamente estuvo a punto de ser atropellado.

Ya en casa a salvo su dueña no dudó en reprenderlo para hacerle entender que lo que había hecho estaba mal y que la había dejado muy preocupada.

Esta reprimenda fue grabada en un video que más tarde fue publicado en las redes sociales generando miles de reacciones de los usuarios, haciéndose viral en cuestión de minutos.

Por salirse!!

Publiée par texanita nolazco oficial sur Samedi 21 décembre 2019

En las imágenes se ve que, por un momento, el perrito intentó escapar del regaño, pero su dueña no se lo permitiría.

 “No te vayas, ahí te quedas sentado”, le dijo su madre tras la angustia de su desaparición.

El cachorro se sentó y con una expresión de «lo siento» escuchó con atención, mientras que su hermano, el otro perrito de la familia, trataba de ayudarlo buscando la manera de que su madre ya no siguiera con el regaño.  

Ya consciente de lo que había hecho mal e intentar disculparse, el travieso cachorro decidió darle un tierno abrazo a su madre para demostrar que estaba arrepentido y que no lo volvería a hacer.

Después de este regaño dudamos que el adorable cachorro vuelva hacer una travesura como esa. Comparte con tus amigos su historia, seguro será el perrito más obediente de todos, a nadie le gustaría recibir otra reprimenda así.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!