Ve a un perro que jadeaba sin parar dentro de un auto encerrado y desobedece a la policía

Son muchas las advertencias sobre el peligro que corren las mascotas al dejarlas dentro del automóvil esperando mientras el propietario se baja para hacer algunas compras o alguna diligencia “rápida”.

Las altas temperaturas y la falta de aire pueden deshidratar o asfixiar al pobre animalito con lamentables consecuencias.

Pero Jason Minson, un veterano del ejército que dirige un negocio de paisajismo, tenía un trabajo en Norfolk, Virginia, y estaba inspeccionando un árbol en un patio cuando escuchó un golpe en la calle.

Tras salir a ver qué había pasado, se dio cuenta de que un automóvil había impactado con otro vehículo estacionado en la calle.

Si no hubiese sido por este incidente Jason nunca se habría descubierto lo que había dentro de un auto que estaba estacionado cerca.

Para su sorpresa vio en el interior un cachorro labrador negro tendido en el suelo del vehículo. Parecía que el ruido y el estremecimiento lo habían despertado por un momento.

El pobre animal estaba jadeando sin parar.

«Era un jadeo como el último esfuerzo que un perro hace para mantener la calma».

Sin pensarlo dos veces Jason inmediatamente llamó a Emergencias. Aunque la policía envió una unidad para ayudar al perro, también le recordó a Jason que la ley varía dependiendo del lugar y en ese lugar romper los cristales del auto para liberar al perro no estaba permitido.

Publiée par Jason Minson sur Mardi 30 avril 2019

Jason se quedó al lado del cachorro jadeante del otro lado de la ventana y en un intento por ayudarlo mientras llegaban las autoridades, buscó una botella de agua y trató de hidratarlo por la ranura del cristal que había quedado abierta.

Inmediatamente, el perro saltó sobre el asiento y comenzó a beber.

Un oficial de control de animales llegó y realizó varios intentos para abrir la puerta, pero nada daba resultado. Después de casi 20 minutos desde que Jason había encontrado al perro, temía que ya no tuvieran tiempo de salvarlo.

«El perro se había recostado en el suelo del auto y había bajado el ritmo de su jadeo. Por lo general soy una persona tranquila y sensata, pero ya me estaba cansando».

Fue entonces cuando tomó el asunto en sus manos, hizo caso omiso a la advertencia que había recibido sobre romper los cristales para salvar al perro y usando la batuta del oficial de control de animales, Jason finalmente rompió la ventana y abrió la puerta.

«Honestamente, pensé que este cachorro no lo lograría».

El oficial de control de animales llevó al perro a su furgoneta y lo trasladó al veterinario para que recibiera atención urgente.

El propietario del perro fue acusado por la policía y Jason también recibió una llamada de las autoridades para solicitarle su presencia en calidad de testigo en la audiencia sobre el incidente.

Jason visitó al cachorro el día siguiente y afortunadamente se estaba recuperando.

Este veterano del ejército tiene un gran danés y espera que si alguien ve a su perro en problemas haga algo para ayudarlo. Recordó en su cuenta de Facebook que hace mucho calor y si dejas a un animal dentro del automóvil va a morir.

Facebook

Jason instó a la gente a cuidar a sus bebés peludos. No dejes de compartir esta historia, que afortunadamente tuvo un final feliz.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!