Salvan de un destino fatal a 2 perritos que yacían muy débiles sobre un viejo y roto colchón

A pesar de que cada día se genera mucha más conciencia en torno a la tenencia responsable de mascotas, todavía existen muchas de ellas que son sometidas a la indiferencia de la calle y deben salir adelante como puedan.

Enlaces patrocinados

Desde hace 15 años, los perros en situaciones extremas en Buenos Aires, Argentina, tienen un aliado incondicional.

Se trata de la fundación denominada Proyecto 4 Patas (P4P), una organización sin fines de lucro liderada por un grupo de jóvenes voluntarios que buscan superar la situación de sobrepoblación y abandono que viven millones de animales.

Muchas han sido las historias que han exaltado a este grupo de héroes y heroínas defensores de los derechos de los seres más vulnerables, pero ninguna como la del rescate de “Topo” y “Gigo”, dos simpáticos y valientes orejudos que lograron sobrevivir al terrible estado de desnutrición en el que fueron encontrados.

Voluntarios del proyecto Proyecto 4 Patas

Para el momento en que P4P se hizo presente, ambos yacían encima de un colchón sucio y roto en una esquina de una calle de Buenos Aires, Argentina. Brenda Alderete, voluntaria de Proyecto 4 Patas y rescatista de ambos canes contó de la forma en que llegaron a la fundación.

“Con Luciano, que es el dueño del proyecto, recibimos la alerta de un perro que se llama Florencio, que es otro caso y yo, justo estaba terminando mi turno en el refugio cuando llegó la nueva alerta; siempre que se puede ir de a dos es muchísimo mejor porque nunca se sabe cómo se puede comportar él o los perros, en este caso, Topo y Gigo”, explicó.

Enlaces patrocinados

Al principio, pensaron que se trataba de madre e hijo, pero finalmente se dieron cuenta de que eran dos ejemplares machos. Sin embargo, a pesar de su debilidad, al momento de intentar agarrarlos se pusieron a la defensiva, muy desconfiados y asustados, sobre todo Topo, el más joven de los dos.

“Topo, que era el de color negro estaba más a la defensiva y se notaba que era un poco más joven, así que nos costó más agarrarlo”, aseguró la rescatista.

Finalmente, Brenda vivió con Topo y Gigo durante casi dos meses en su casa, en vista de que para ese momento el centro de adopción rebasaba su capacidad y no había espacio para resguardarlos. Además, no se sabía la manera en que ambos pudieran reaccionar al encontrarse con otros animales.

Pero, claro, con ese espíritu y voluntad de ayudar que la ONG le imprime a cada rescate, hoy en día Topo y Gigo se encuentran completamente rehabilitados, sanos, felices y disfrutando de un sitio acorde dónde vivir, alimentarse y de una bien merecida segunda oportunidad de vida.

Enlaces patrocinados

Tras casi 4 meses en el refugio, y aunque por separado, ambos pudieron ser adoptados. Sin embargo, mientras Gigo se fue a vivir muy feliz con una nueva madre humana, a Topo le costó encontrar su hogar definitivo ya que, después de su primera adopción fue devuelto al refugio donde continúa esperando su suerte.

La fundación se mantiene haciendo estricto seguimiento a todos los perros, es decir, ninguno es entregado al azar ni a cualquiera, y las familias que deciden llevarse uno a casa, se deben comprometer a cuidarlos e incluso castrarlos, de ser necesario.

Esperamos que pronto Topo encuentre un verdadero hogar que le brinde calor a su corazón.

Comparte este que es, sin duda, un hermoso relato con tus familiares y amigos. Celebremos la labor de organizaciones como esta, que son las verdaderas encargadas de darles a tantos casos tristes, un final feliz.

Enlaces patrocinados
¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!