Sansón, el perrito que siguiendo su olfato recorrió 5 largos kilómetros para volver a casa

Cuando tenemos una mascota a nuestro lado sentimos que nuestro mundo gira de una manera muy diferente y especial. Todo aquel que tiene perritos sabe que ellos poseen la increíble agilidad de hacernos sentir bien cuando creemos que ya todo está perdido, el amor que sentimos por nuestra mascota es tan grande que ante su ausencia el tiempo es prolongado, y ante su presencia, fugaz.

Por ello, imaginar que lo hemos perdido es por mucho, una de las peores sensaciones por las que puede pasar todo amante de los animalitos.

Los perritos desarrollan la capacidad auditiva y el olfato.

Hace poco, el dueño de un adorable perrito pasó horas de incertidumbre tras perder a su mascota, el perrito se asustó tanto mientras caminaban en el parque que salió corriendo tan rápido que resultó imposible que su dueño lo alcanzará. El hombre pasó horas de angustia buscando a su amada mascota que lleva por nombre Sansón, con el corazón tendiendo de un hilo paró la búsqueda del perrito para continuar el día siguiente.

Sansón se había perdido en la ribera de Ebro, cerca del Parque Deportivo Ebro en Zaragoza.

Después de horas de haberse extraviado dos mujeres encontraron al perrito descansando entre los arbustos, inmediatamente llamaron a la policía local quienes contactaron al dueño a través del microchip que tenía el perrito, para sorpresa el  todos Sansón se encontraba solo a unas calles de la casa de su dueño, había recorrido 5 kilómetros del parque hasta su hogar.

La distancia y velocidad de un perrito al caminar va a depender del ejercicio diario que realice.

En vehículo esta distancia es rápida, pero para las pequeñas patitas de Sansón o de cualquier otro perrito es un tramo bastante largo, las almohadillas de los canes puede amortiguar y absorber los golpes al caminar o correr, les permite apoyarse casi sobre cualquier superficie, pero pasarse de ejercicio o caminar cuando hay altas temperaturas puede provocar erosión en las almohadillas.

Un encuentro posible gracias a la audacia de Sansón.

El perrito inocente de todo el riesgo solo siguió su instinto y con ayuda de su olfato logró regresar a casa donde lo esperaba su angustioso dueño.

El perrito llegó hasta la calle Manuel Escoriaza y Fabro donde queda su domicilio.

A pesar que el encuentro se hizo posible gracias al lector de chip, no podemos negar que todo el mérito lo tiene el adorable Sansón que sin importar los obstáculos pudo volver a casa y llenar de infinita felicidad a su padre humano. Estamos seguros que este par seguirán compartiendo increíbles momentos, más de dicha que de angustia, por ahora, el perrito disfruta de un merecido descanso después de una extensa caminata.

Comparte esta increíble historia para que todos conozcan la osadía de un perrito que después de tanto tuvo un final feliz.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!