Se abalanza contra su dueño de 16 años para salvarlo de una cascabel a punto de atacarlo

Alex Loredo es un joven de 18 años de edad que puede realmente afirmar que su perro es su mejor amigo. El hermoso labrador llamado Marley llegó a su vida con una condición de salud muy delicada.

Tenía sobrepeso y si no se recuperaba rápidamente, podía llegar a perder la vida. Alex se dedicó por completo a su nueva mascota.

En cuestión de meses el perrito había vuelto a su peso ideal y tenía más energía que nunca.

Alex y Marley tenían una relación maravillosa, pero el adolescente nunca imaginó que el peludito arriesgaría su propia vida para salvarlo.

El joven estaba en el jardín de su casa cuando escuchó un extraño traqueteo.

Quiso averiguar qué estaba sucediendo y antes de darse cuenta tenía a una enorme cascabel frente a él dispuesta a atacarlo.

La serpiente medía más de metro y medio de largo, y Alex no sabía cómo reaccionar ante un peligro así.

“Marley básicamente me empujó lejos de allí y comenzó a ladrarle a la serpiente”, dijo Alex.

Marley se dio cuenta de lo que sucedía y acudió a toda velocidad para ayudar a su dueño. El labrador se interpuso entre la cascabel y Alex.

Lamentablemente, su enorme acto de amor le causó graves heridas. La  cascabel lo mordió en dos ocasiones y el veneno comenzó a hacer efecto rápidamente en el cuerpo del peludito.

“Había sangre por todas partes y Marley simplemente se derrumbó en el suelo. Lloraba de dolor”.

Sin recibir atención médica cuánto antes, la mordida de una cascabel puede resultar letal. Alex no lo pensó dos veces y regresó a su perrito el enorme favor que le había hecho al salvarle.

Condujo 8 kilómetros hasta la clínica veterinaria más cercana y suplicó a los médicos que salvaron a su amigo. De allí, lo trasladaron a un hospital veterinario.

Marley recibió dos inyecciones contra el veneno y permaneció internado durante varios días.

“De no ser por Marley, la serpiente me habría mordido a mí. Es un héroe y es mi mejor amigo”, dijo Alex.

El perrito se había salvado pero su lengua no parecía mejorar. Durante un par de días, los veterinarios pensaron que tendrían que cortarle la lengua. Afortunadamente, el valiente labrador comenzó a mejorar y los sorprendió a todos al mostrarse fuerte y en perfecto estado de salud. Podrá regresar a casa junto a su dueño y disfrutar de su merecido descanso.

Marley es un valiente héroe que merece el reconocimiento del mundo entero. ¡Comparte!

Más noticias sobre: