Se cuela en una casa desconocida con un gatito, lo que vivió allí la hizo regresar con más

Linda Zardain, de Texas, había estado cuidando gatos callejeros en su vecindario. Ella les proporcionaba comida regularmente, esperando que algún día aprendieran a confiar en ella.

Uno de los gatos, una cálico, comenzó a mostrar un singular interés en Linda. La minina comenzó a seguirla, así que ella se sentó y dejó que la gata se aproximara. Lo hizo, se dejó acariciar un poco y esto parecía el comienzo de una bonita amistad.

Esta hermosa gata no pasó desapercibida a los ojos de Linda

Con el tiempo, la gatita iría a la casa de Linda cada vez más a menudo. Sin embargo, si alguien pasaba, o incluso si la puerta se movía, huía. Ella todavía tenía mucho miedo.

Linda vio un rayo de esperanza al saber que la gata estaba tratando de ser amigable con ella. Comenzó a pasar más tiempo afuera con la hermosa peluda, a la que llamó con cariño Callie. Con mucha paciencia, pudo acariciarla, sentarse con ella y su vínculo comenzó a crecer más y más.

Poco a poco, Linda fue conquistando la confianza de la tímida Callie

Eventualmente, Callie comenzó a quedarse con Linda, incluso si algún sonido fuerte o la presencia de otra persona la asustaba. Era evidente que esta minina era capaz de dar un gran amor y su benefactora comenzó a pensar en ella como una mascota.

Alrededor de ese tiempo, Linda notó que la gata tenía una barriga: Callie estaba embarazada. De inmediato, Linda trató de convencerla de que entrara a su casa y preparó una caja de parto para la futura mamá gato. Callie apareció un domingo, pero se fue rápidamente.

Este video te llevará a través de la historia de Callie y Linda

Linda no la vio por unos días y supuso que el momento de la maternidad había llegado. No pudo evitar preocuparse por el bienestar de Callie y de sus gatitos, hasta que un vecino le dijo que había visto a un gato llevando un gatito en su boca.

Pensando que era Callie, Linda encerró a sus propios gatos en su habitación y abrió las puertas de su casa de par en par. Además, salió en busca de mamá gata y su pandilla. Ella estaba dispuesta a hacer todo lo posible para salvar a esta familia.

Esta familia gatuna encontró el lugar perfecto para vivir

¡Cuando el vecino de Linda volvió a su casa, llegó el momento tan ansiado por mamá gata! Callie salió de su escondite, llevando un gatito con ella. Entró en la casa de Linda y fue directamente a la caja de partos.

La chica se sorprendió de ver lo rápido que Callie había aceptado el lugar que Linda había preparado para ella. La acarició a ella y a su bebé, pero las sorpresas no habían acabado.

Poco después, Callie se levantó y salió por la puerta. Uno por uno, trajo el resto de su familia a casa: cinco gatitos lograron ingresar a su nueva morada.

Linda estaba demasiado emocionada. Callie había demostrado lo mucho que confiaba en ella, así que la chica no perdió tiempo y se dispuso a cuidar a la familia gatuna como lo merecían. Unos días después de la mudanza de la familia felina, comenzó a llover afuera. Linda se alegró de que estos mininos hubieran encontrado un hogar seguro justo a tiempo.

Eventualmente, estos chiquillos encontrarán a las familias indicadas

Con amor, dulzura y perseverancia, esta familia encontró un lugar perfecto para prosperar. Si te hace feliz saber que todos estos mininos están en un lugar seguro, comparte su historia y motiva a otros a ayudar.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!