Se desprende de su chaleco para abrigar a un perrito en lamentable estado que tiritaba del frío

Son tantos los seres que sufren, y tanto el egoísmo que a veces nos circunda, que historias como esta hacen que valga la pena seguir creyendo en la buena fe, la empatía y la solidaridad de las personas para con los seres más débiles y desprotegidos.

No existe un gesto que nos acerque más a la divinidad que tender una mano amiga a quien más lo necesita, por eso, un sensible hombre se ha ganado la admiración de propios y extraños. Una historia más que nos refuerza la esperanza en la humanidad.

Un hermoso peludo de cuatro patas yacía solo y dejado a su suerte en las calles, en medio de la lluvia y el frío, a la vista de los transeúntes, quienes, en su mayoría, ciegos de afecto, pasaban de largo, indiferentes.

Pero como afortunadamente siempre hay una excepción a toda regla, a este noble sujeto y protagonista de nuestro relato se le ablandó el corazón.

Simplemente no pudo resistirse al ver al can en tales condiciones. Mientras todos hacían caso omiso del animalito, dirigían sus miradas hacia el asfalto o volteaban hacia otro lado, él se detuvo a socorrerlo de las inclemencias del clima, que incluso amenazaban con cobrar su vida. Es ese tipo de gente la que más hace falta en el mundo.

El perito se encontraba acostado en el suelo, acurrucado y aterrado, sin otro cobertor para defenderse del frío que él mismo, pero también del hambre. Por eso este humilde héroe anónimo no dudó ni un solo instante en hacer algo para ayudar a la criatura en desgracia.

No podía continuar su camino dejando al animal desamparado, de modo que se acercó, se despojó de su chaleco y lo envolvió para protegerlo un poco del frío que ya comenzaba a hacer estragos en el perrito, en un intento por tratar de paliar, de alguna forma, la precariedad de su situación.

“Los que menos tienen son siempre los que más dan. Este hombre con un corazón de oro vio a un dulce cachorro perdido acurrucado en una parada de autobús. Inmediatamente se quitó el chaleco y se lo puso cariñosamente para ayudarlo a mantenerse caliente”, comentó un usuario, junto al conmovedor video.

¿No te parece una escena maravillosa en estos tiempos de inhumanidad?

Demás está decir que esta especie de cuento de hadas no escaparía de la mirada y de los corazones de cientos de usuarios de las redes sociales, desbordados en alabanzas y comentarios de apoyo a la noble acción de este ciudadano.

“A él no le importó quedarse sin su chaleco, era más importante calentar a este perro, que como era obvio, nadie lo ayudaría si este hombre no lo hacía. El peludo lo miró con gesto de agradecimiento”, se lee en uno de las descripciones hechas de la tierna escena.

Esto es lo que podemos llamar un “Corazón de Hombre”, en mayúsculas. Porque, en un mundo ideal, todos los animales domésticos tendrían un hogar. Sin embargo, la realidad es que la cantidad de perros y gatos que habitan en las calles aumentan cada día y no hay muchos como este hombre para ayudarlos.

Comparte esta historia con tus seres queridos, y si tienes un encuentro fortuito con un animalito que necesite de tu ayuda, tiéndele tu mano amiga, él te lo agradecerá.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!