Se hacía pasar por «perrita callejera» para que le dieran comida pero su dueña lo aclaró todo

Si hay algo que los seres humanos no nos podemos resistir es a la tierna mirada de los animales, en especial a la de los perros. ¡Y ellos lo saben! Por eso es que muchas veces sacan sus gestos más dulces para derretirnos de amor y compasión y así lograr su cometido.

Al parecer esta fue la estrategia que utilizó la perrita Princess, en Oklahoma (Estados Unidos), para poder comer un poco más de lo que le daban en casa.

Princess con su dueña Betsy

Lo cierto es que el animal se escapaba todas las noches de su casa y caminaba hacia la sucursal de McDonald’s más cerca que tenía, y con enternecedores gestos pedía que le dieran algunas hamburguesas.

Todo marchaba bien para Princess hasta que su dueña Betsy Reyes se dio cuenta qué estaba ocurriendo y decidió «escracharla» en una publicación en redes.

Allí le contó al mundo que en realidad no era una perrita callejera como se hacía pasar y que sólo estaba buscando alimentarse de más.

Su carita de «perro mojado» es la que más enterneció a todos

De hecho, en su publicación pidió a todos los que se cruzaran con ella o la vieran en el local de comida rápida que dejen de alimentarla.

«No es una perra callejera. Es sólo una cazafortunas que actúa como si viviera en la calle para que la gente se sienta mal y le dé hamburguesas”, denunció su dueña.

Y luego añadió:

«Si ves a mi perrita en McDonald’s, deja de alimentar a su gordo trasero porque no sabe cómo actuar y se va de la casa todo el tiempo para ir allí por la noche»

Así, a través de las redes, Betsy advirtió a todos quienes conocieran a Princess que no caigan en su enternecedora mirada, pues «la golosa» sólo buscaba más comida de la que ya tenía en casa, probablemente más sabrosa.

El hecho se volvió tan conocido y viral que Mc Donald’s hasta le creó su propio collar, algo de lo que por supuesto su dueña se jactó en Facebook tiempo después y bromeó con ello.

El collar que Mc Donald’s preparó para la pequeña Princess

En la publicación escribió:

Mc Donald’s literalmente hizo de Princess un collar hecho a medida con un gps en él para que sepamos dónde está todo el tiempo. Ella va a estar luciendo en todos estos otros perros. Mi perro es el perro oficial de Mc, ahora», bromeó.

Además Betsy se encargó de publicar videos en los que se puede observar el «modus operandi» de Princess para lograr su objetivo: más hamburguesas.

Así que ya sabes, si ves a Princess recorriendo por las noches alguna calle de Oklahoma no la alimentes pues ya tiene unos kilitos de más, con una caricia ya estará bien. ¡Y disfruta de tu hamburguesa sin culpas!

Comparte esta nota con tus amistades y disfruta de la astucia de esta perrita para saciar la gula de hamburguesas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!