Se niega a abandonar el cuerpo de su dueño sin hogar que falleció en la calle

La vida en las calles no es nada sencilla para nadie, ni animalitos ni humanos se salvan de pasar en ellas las más terribles calamidades. Nadie debería vivir en la indigencia pero en este mundo la desigualdad sigue siendo una latente, sólo en los corazones generosos las diferencias son derribadas a toda costa.

Tal fue el sentir de Capullo, un perrito leal que no se separó de su humano aún después de ver que había fallecido.

Esta ferviente historia de amor incondicional ocurrió este mes en Rosario, Argentina, donde un hombre de sólo 27 años perdió la vida por hipotermia en una de las noches más frías registradas en lo que va de año.

Como si la noticia no fuese lo suficientemente penosa, la actitud de su fiel mascota ha roto el corazón de todos. Este peludo acompañó a su dueño fallecido durante horas hasta que las autoridades levantaron el cuerpo.

La escena fue realmente desgarradora.

Los vecinos notaron que el joven indigente estaba mal y uno de ellos llamó a emergencias. Cuando los paramédicos llegaron, la condición del hombre se había complicado, pese a que le administraron oxígeno sus pulmones no resistieron.

“No da más”, dijo el médico que atendió al indigente mientras le aplicaba suero.

El hombre vivía con una mujer y su perrito Capullo, la pequeña familia era bien conocida por todos en la comunidad. Los indigentes dormían afuera de una tienda de la cual se encargaban de cuidar y a cambio recibían algo de comida de parte del dueño.

El perrito tenía unos 3 años viviendo con su dueño.

Una vez que el hombre falleció, no hubo manera de lograr que Capullo se separara de su lado. Los vecinos conmovidos, quisieron darle su espacio y el tiempo suficiente para que pudiese despedirse.

El peludo se mantuvo leal a su dueño hasta último momento, parecía estar desconcertado porque su compañero de aventuras no despertaba.

En este lugar falleció el dueño de Capullo.

El perro era la única compañía al lado del hombre esa noche.

Ahora este pequeño no aguanta tanto dolor, los oficiales se llevaron a su dueño y él no entendió el motivo de tan dramática y repentina despedida.

La historia ha conmovido a tantos corazones que los vecinos de la zona decidieron adoptar a Capullito, ellos se harán responsables de él a partir de ahora y lo sacarán de las calles. Estas personas no quieren que el perrito tenga el mismo final de su dueño y están dispuestos a recompensar todo el dolor que el pobre ha padecido.

Sin duda Capullo es un verdadero ejemplo de la lealtad y amor que hay en el corazón de los perros. Comparte tan emotiva historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!