Se quedan en shock al pensar que los ladrones saquearon su cocina hasta que apareció el culpable

Para cualquiera que llegue a casa y encuentre un desastre en el lugar y todo completamente tirado seguro pensaría que ha sido visitado por un malhechor y querrá dar partes a las autoridades. Sin embargo, esto puede no ser tan buena idea si el “malhechor” es un miembro de la propia familia.

El responsable, este Cocker Spaniel de un año que con su carita parece no romper ni un plato pero es capaz de desvalijar una cocina completa.

Su nombre es Dory y vive en Warrington, Inglaterra, junto a su padre humano Dylan Raynor, y sus abuelos Sharon y Nick. Recientemente, la familia dejó a la perrita sola en casa mientras ellos iban a hacer algunas compras rápidas.

Pero Dory no necesitó mucho tiempo a solas para hacer de la cocina un completo desastre.

Cualquiera que sale de casa presume que encontrará todo en su lugar al volver pero no hubo cosa más falsa que esto para los Raynor.

Cuando entraron al hogar se encontraron con la cocina destrozada, todos los cajones habían sido desvalijados y la familia creyó que se había tratado de un robo desafortunado.

Pero el atraco tenía algo inusual pues el ladrón parece haberse interesado no sólo por la comida sino por la basura del lugar.

“Fuimos de compras y salimos de la casa por apenas dos horas. Cuando llegamos, mi madre miró por la ventana y sinceramente creímos que nos habían robado. Los armarios fueron saqueados, comida y artículos por todo el piso”, dijo Dylan.

El joven de 21 años quedó impactado por la escena pero no demoró mucho en descubrir lo que realmente había sucedido y quien era el verdadero culpable. Los mordiscos en las cajas lo delataban.

“No fue hasta que notamos las marcas en la comida y los artículos no comestibles que nos dimos cuenta de que Dory había saqueado. Había vaciado el contenido de cada armario y también el cubo de la basura. Después de darme cuenta de que la destrucción fue causada por el perro y no por un humano, me hizo preguntarme de qué otra cosa podría ser capaz”, dijo Dylan.

El astuto perro descubrió cómo abrir cada armario del lugar e incluso las cajas y contenedores de alimentos. 

Sharon y Nick estaban un poco incrédulos frente a la escena pues Dory se mostraba de lo más tierna y tranquila cuando llegaron que no creaba ninguna sospecha al respecto. No obstante, la familia revisó toda la propiedad y sólo en la cocina había ocurrido “el robo”. Algo bastante inusual de haber sido un maleante.

Además de todo, tampoco había ninguna cerradura forzada y todas las ventanas estaban intactas. La familia terminó por aceptarlo y rieron juntos por la travesura de Dory.

La cachorra de un año suele ser bastante enérgica y la familia está acostumbrada a sus destrozos pero la escena en la cocina no tiene precedentes. Dory ha asistido a clases de adiestramiento pero parece que aún le falta mucha disciplina para aprender. Su astucia es increíble y gracias a Dios no tiene manos pues la familia tendría que guardar la comida bajo candado.

La familia quiere consejos para educar a esta traviesa. Comparte esta nota y coméntanos qué harías con un peludo como Dory.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!