Desde hace un año es rechazado por su apariencia y sueña encontrar un hogar

Todos los seres vivos necesitamos de ese amor que nos hace sentir alegres y queridos. Por supuesto que nuestros amigos peludos no son la excepción, ellos solo piden ser amados para retribuirlo con su lealtad y cariño.

Wally es un adorable cachorro, que cuando llegó por primera vez al Refugio de Animales de la Ciudad de Islip muy débil, todos se dieron cuenta que se trataba de un perro que había pasado por experiencias muy difíciles en su vida.

El personal del refugio dijo que Wally era un perro adulto presuntamente de 10 años, de los cuales seguramente había vivido la mayoría de ellos en las calles sin conocer un verdadero hogar.

Todo lo que Wally quería era que alguien lo amara, y en el refugio estaban dispuestos a darle el cuidado, la atención y amor que necesitaba.

Cuando este cachorro llegó estaba ciego de un ojo y con una severa infección de la piel, además de otros problemas que afectaban su salud. A simple vista, Wally era un perro diferente.

El equipo de rescatistas estaba preocupado de que su aspecto particular ahuyentara a las familias potenciales para su adopción, sin embargo, no perdían la esperanza que pudieran ver al maravilloso perro del que ellos se habían enamorado rápidamente.

«Le encanta babear y hará cualquier cosa conseguir algo de comida. También le gusta pasar el rato y no hacer nada», dijo Danielle Gorle, una técnica veterinaria en el Refugio de Animales de la Ciudad de Islip.

Después de un año, desafortunadamente Wally sigue esperando en el refugio por una familia que lo adopte y le brinde la oportunidad de tener un hogar donde vivir sus años dorados con la mayor tranquilidad.

A pesar de toso los esfuerzos del personal que trabaja en el refugio, ese estilo de vida le está comenzando a pasar factura a este tierno perro mayor.

«Parece estar entristeciéndose. Estaba más feliz cuando entró por primera vez. Le gusta cuando sale, pero parece que se deprime en su perrera«, dijo Danielle.

Sin lugar a duda, Wally estaría mucho mejor en un hogar tranquilo, donde él sea la única mascota, sin escaleras y sin niños menores de 15 años.

Necesita una familia que entienda sus necesidades médicas, pero aparte de eso, todo lo que Wally quiere es mucho amor y cariño, y él lo devolverá a cambio.

Si estás interesado en adoptar Wally, puede comunicarse con el Refugio de Animales de la Ciudad de Islip para obtener más información haciendo clic aquí.

Wally tiene mucho amor para dar y solo quiere encontrar una familia para compartirlo. Ayudemos a este adorable perrito a encontrar el hogar que tanto necesita. Comparte su caso para recordar que todos los perros merecen una oportunidad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!