Su amor por los animales le hizo abandonar su carrera de modelo para ser una gran veterinaria

Natalia Strokowska es una ex modelo y veterinaria de Polonia, que disfruta de su trabajo al máximo, pues ha podido combinar sus dos grandes pasiones, el modelaje y ser veterinaria.

Ella comenta que mientras era modelo se tuvo que enfrentar a muchos estereotipos y burlas por ser la «típica rubia», entonces decidió demostrar que era más que eso y su pasión no se vería determinada por las críticas injustas.

«Yo solía trabajar como modelo en la escuela de veterinaria para conseguir algo de dinero extra para realizar prácticas, libros, viajes y aumentar mi experiencia en el sector veterinario» Strokowska, de 27 años, comentó.

«Lamentablemente, los modelos son a menudo estereotipados y tenía que probar que podía combinar esta profesión con mis estudios, la investigación y ser un veterinario. Estoy orgullosa de lo que he conseguido y quiero demostrar que, en la era de las bellezas de plástico y fotos con Photoshop, se puede ser uno mismo». Puedes visitar su perfil de Instagram aquí. 

«Soy veterinario y Ph.D. estudiante de Polonia. Soy un especialista en animales no domesticados y pronto voy a terminar mi tesis en parasitología jabalí. He practicado en 5 continentes y visitado casi 70 países. Comparto mis historias en mi cuenta de Instagram.

Yo era una oradora en TEDxWarsaw, me apasiona la enseñanza a los estudiantes. Quiero dar a las personas el impacto positivo. Creo que puedo tener una influencia sobre ellos y hacerlos sensibles a las necesidades de los animales», comentó ella.

«Solía ​​trabajar como modelo durante los estudios por lo que estuve luchando contra el estereotipo de ‘rubia’. En estos tiempos en que los medios sociales están llenos de bellezas de plástico, sonrisas falsas y sexualización de las mujeres, puedo demostrar que los Millenials pueden interesarse con contenido de buena calidad y ser un veterinario con éxito, y demostrando que las mujeres también podemos llegar muy lejos».

«Yo respeto todas las criaturas grandes y pequeñas, y hago todo lo posible para construir mundo sea un poco mejor»

También comentó que su trabajo está lleno de altibajos y es una montaña rusa emocional que muchos no pueden manejar. La parte más difícil es comprender a plenitud las emociones y sufrimiento de los animales, dice que se enfrenta a muchos problemas éticos todos los días.

«Siempre estoy profundamente conmovida cuando ayudo a entregar a los cachorros, todavía sonrío cuando pienso en el elefante bebé que he conocido en Kenia y estoy entusiasmada con cada paciente exótico y único, como conejos, loros, roedores, reptiles, entre otros»

«Pero lo que me ayuda a ser humilde cada día es cuando pierdo un paciente, sé que hice todo lo que pude»

DailyMail

Su historia es inspiradora, ella rompió los esquemas para demostrarle al mundo que sí se puede marcar la diferencia y hacer de este planeta un lugar mejor. Es una gran mujer, y la belleza más deslumbrante es aquella que tiene el corazón.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!