Su mamá compra por error una cama diminuta para su mascota pero él no puede evitar amarla

La intención que se encuentra detrás de un regalo es más valiosa que el objeto en sí mismo y si hay alguien que sabe de eso es el protagonista de esta historia, un golden retriever llamado Kenny.

La madre de Kenny quería dar a su amado niño un regalo muy especial, es por eso que decidió acudir a internet para buscar en alguna tienda online una cama en la que su amada mascota pudiera dormir las mejores siestas.

Puede que la camita le quedara chica, pero él la amó de cualquier forma

Al parecer, la madre de Kenny estaba tan entusiasmada de haber encontrado el regalo perfecto para su cachorro que olvidó cerciorarse del tamaño del producto y terminó ordenando una camita que, considerando el tamaño del Golden Retriever, parecía más bien una almohada que cualquier otra cosa.

La hermana de Kenny no dejó pasar por alto la ocasión, ya que la situación le parecía francamente muy divertida, así que decidió documentar no solo la llegada de la camita (literalmente) a la casa, también la forma en la que el buen perro recibió su obsequio.

Kenny amó su pequeña camita. Cualquier podría pensar que el perro ignoraría para siempre el accidentado obsequio, pero no. Su corazón es tan grande y está tan lleno de amor, que el perro no dudó en acomodarse, como mejor pudo, en su nueva camita.

Las fotos del perro tratando de sacar provecho al tapete son realmente muy divertidas, pero además conmovieron a cientos de personas, que dejaron su opinión acerca de la nobleza de la mascota en Twitter.

Como puedes ver, Kenny tiene otras camas bastante cómodas

Quedó demostrado que Kenny no solo es uno de los perros más amorosos que podrás ver hoy, también uno de los más agradecidos.

Viniendo de las manos de su madre cualquier obsequio es bueno, no importa si tiene o no el tamaño adecuado, ¡lo hará feliz y eso es lo importante!

Ahora que ha pasado algo de tiempo, hay muchas otras fotos de Kenny en la cuenta de Twitter de su hermana humana, sin embargo y aunque él ya tiene una cama de su tamaño que se ve sumamente confortable, ¿adivina? ¡No es capaz de dejar atrás el tapete que le ha regalado su madre!

Aún puedes ver la camita no solo cerca de él, también cerca de su corazón, donde estuvo desde el primer día que la recibió.

Este amoroso perro ganó cientos de amigos en Twitter

Si deseas compartir con tus amigos en redes sociales una anécdota divertida y adorable, la de Kenny es sencillamente perfecta. ¡Es seguro que te lo agradecerán!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!